SPI.- Con la llegada de la Policía Militar en la zona Córdoba-Orizaba, los índices de inseguridad, principalmente de alto impacto, han venido a la baja, aseguró el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Sin embargo, dijo, los resultados no los deseables pues se buscan una disminución mucho más sensible, que la perciba la población y se sienta más segura.

“Al día de hoy podemos afirmar, sin lugar a duda, con base a datos estadísticos, que esa disminución se viene promoviendo”, señaló en conferencia de prensa después de participar en la reunión de Coordinación de Veracruz.

Destacó que del 12 al 18 de abril, en esta región, los delitos de alto impacto se redujeron en este periodo, particular mente el homicidio y las ejecuciones.

“El secuestro y la privación de la libertad se mantuvieron en ceros. La extorsión subió de 1 a 2, el robo bajó de manera sensible de 23 a 11, no hubo robo a bancos, el robo de automóviles bajó de 28 a 20, robo a casa de 4 a 1 y el robo a transeúntes subió de 4 a 9”, agregó.

El Mandatario estatal señaló que se va caminando bien empero “no se puede cantar victoria, pues en materia de seguridad lo que se requiere es mucha eficiencia, mucha tenacidad y mucho esfuerzo”.

“El análisis nos deja satisfechos, venimos laborando con eficiencia. Se han dado golpes muy importantes al crimen organizado”, subrayó.

Acompañado de los mandos del Ejército mexicana, Marina y de la Policía Estatal, Yunes Linares dijo con orgullo que la delincuencia organizada ha advertido esta mayor presencia de fuerzas de seguridad federal y estatal y ha venido replegando su actividad

Publicidad