El gobierno mexicano parece estar enviando mensajes confusos que podrían dar una falsa impresión entre la gente y frustrar los esfuerzos para combatir la pandemia de coronavirus, en momentos en que ésta cobra ya más de 10 mil vidas y por encima de los 100 mil contagios.

El principal jefe del equipo de respuesta sanitaria contra la peste, Hugo López-Gatell, contradijo las reiteradas afirmaciones recientes del presidente Andrés López Obrador según las cuales “la epidemia ya ha sido domada” al señalar que esto aún no ocurre “ni en México ni en el mundo”.

Más aún, el también subsecretario de Salud afirmó que la crisis sanitaria está “en su máxima intensidad” aunque justificó al mandatario al señalar que “cuando dice que estamos domando” el problema, se refiere a que se ha logrado el objetivo de “reducir la cantidad de casos por día”.

Por su parte, López Obrador pidió a los mexicanos “no confiarse, cuidarse, y solo salir de casas para lo indispensable mientras no haya una vacuna”, por cuanto ésta es “una pandemia muy dañina, afecta mucho, duele que se pierdan vidas humanas como está sucediendo”.

“No son números, no son cifras, son pérdida de vidas humanas, hay mucho dolor en familiares, en amigos, entonces vamos a cuidarnos, que se mantengan lo de la sana distancia”, afirmó.

México ocupa el séptimo lugar en fatalidades el mundo y el segundo en América Latina y ocupa el lugar número 15 con más contagios acumulados, pero la tasa de letalidad (11%) es superior a la de Brasil y Estados Unidos, los líderes internacionales en infecciones.

El pasado 26 de mayo las autoridades de Salud dieron el reporte más alto de fallecimientos por esta enfermedad, con 501 defunciones, pero ha venido paulatinamente en descenso, aunque ayer volvió a subir.

Sin embargo, no se pueden descartar altibajos, porque suelen darse descensos durante los fines de semana y ascensos repentinos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado a América Latina como la región de mayor incidencia de contagios en la actualidad y que “la situación en muchos de los paísesde” la región “está lejos de ser estable, particularmente en Centro y Sudamérica”.

Te puede interesar: De los abrazos a los contagios: las inconsistencias de AMLO

López Gatell señaló que, mediante la estrategia de distanciamiento social, se logró que “en lugar de que se presentara una importantísima demanda de servicios hospitalarios éstos se fueran difiriendo en el tiempo” y se pudo “administrar el riesgo”.

Sin embargo, la población en general parece haber captado un mensaje erróneo luego de que este lunes, cuando se inició la fase denominada por las autoridades “Nueva Normalidad”, la gente comenzó a salir en mayor proporción a las calles, que en las primeras semanas de la cuarentena iniciada el 23 de marzo.

“Debe quedar muy claro: lejos estamos todavía del final de la epidemia”, afirmó el portavoz para el tema, explicando que “está en su máximo nivel”, y que en las dos ciudades más importantes del país, después de la capital, principal “foco rojo” (Guadalajara, y Monterrey) se extenderá hasta septiembre y octubre.

Sometido a ataques cotidianos de analistas, líderes de la oposición, ex secretarios de Salud e incluso gobernadores, López-Gatell estima que las críticas “son más políticas que técnicas”, sobre todos las de exfuncionarios.

Aunque el funcionario ha dado algunas fechas probables para que comiencen a reducirse las muertes y contagios, señaló que en ningún país es fácil predecir cuándo ocurrirá esto porque “no es una sola epidemia”.

“Por ejemplo, en México ahora tenemos a la capital, que tiene aproximadamente 10 días de una tendencia estable y unos cinco de una tendencia de descenso en el número diario de casos” pero en Veracruz está “a la mitad de su curva epidémica” y Puebla, está “al inicio”.

“Entonces es muy importante identificar que no es un solo pico” porque las epidemias se presentan “en distintos tiempos”.

Por ello, consideró que para octubre podrían reducirse en todo el país los contagios pero “si y sólo si se mantienen las medidas de sana distancia, la regulación de la actividad en el espacio público, trabajos, recreación y, desde luego, escuelas”.

Publicidad