El homicidio del periodista Cándido Ríos no tiene vínculos con su actividad de comunicador, pues conforme a las primeras investigaciones no establecen este móvil indicó el titular de la subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Rafael Campa Cifrián.

Comentó que el periodista estaba incluido en el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la PGR,  no obstante, reiteró, no hay pruebas hasta este momento que su asesinato fuera un ataque directo.

“Todos los indicios apuntan a que el ataque está vinculado con otra persona, no con el periodista; ha habido información en medios de algunos elementos que indican que se trató de un ataque contra otra persona y contra los escoltas de esa persona”, declaró el funcionario federal.

Cuestionado al respecto, Campa Cifrián dijo que no se puede considerar como un fracaso el mecanismo para la protección de periodistas, aunque enfatizó que primero se deben de esperar a que concluyan las investigaciones.

“El análisis de riesgo que se hizo desde 2013 inicialmente cuando la incorporación de esta persona al mecanismo estaba vinculado con amenazas de la autoridad municipal.

Publicidad