México entró por primera vez a la lista de las peores formas de trabajo infantil en la edición de 2020 de un análisis anual que realiza el gobierno de Estados Unidos.

La Lista de bienes producidos por trabajo infantil y trabajo forzoso 2020, elaborada por el Departamento de Trabajo, detecta los “abusos” en sectores clave en más de 145 países y territorios.

Te puede interesar: Generaron empleos formales 31 entidades durante octubre

En México hay trabajo infantil en la producción de frijoles verdes, ganado, café, pepinos, berenjenas, prendas, marroquinería, melones, cebollas, amapolas, pornografía, caña de azúcar y tabaco.

Pero por primera ocasión en México se combinó el trabajo infantil y el trabajo forzoso en la producción de tomate y chile pimiento. “Vemos riesgos laborales en tomate y chiles en los próximos años”, dijo Aldo Mares Benavides, vicepresidente de Bienestar Laboral del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

En la Lista de 2020, se detectó trabajo infantil en México en tomate (Sinaloa y Jalisco), chile (Sinaloa, Guanajuato y Sonora), pepinos (Sinaloa, Sonora y Baja California), caña de azúcar (Sinaloa y Veracruz), café (Veracruz, Ciudad de México y Puebla), cebollas (Baja California y Sonora), Frijoles verdes (Sinaloa y Baja California), berenjenas (Baja California, Nayarit y Sinaloa), tabaco (Nayarit, Baja California y Ciudad de México) y melón (Sonora, Baja California y Baja California Sur).

También hay trabajo infantil en aguacate, ganado vacuno, prendas de vestir y artículos de piel.

Adicionalmente, existe en México trabajo forzoso en la producción de tomate (Sinaloa y Jalisco) y chile pimiento (Sinaloa, Guanajuato y Sonora).

Como parte del informe sobre la Lista de 2020, Eugene Scalia, secretaria estadounidense del Trabajo, dijo que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) brinda a la Oficina de Asuntos Laborales Internacionales (ILAB) del DOL otra oportunidad importante de impacto, ya que la agencia trabaja con socios comerciales clave para aumentar y fortalecer las protecciones laborales a través de asistencia técnica, proyectos de desarrollo de capacidades e investigación de vanguardia.

“El T-MEC requiere explícitamente que cada país prohíba la importación de bienes elaborados con trabajo forzoso, y la investigación y los informes de ILAB jugarán un papel clave en la implementación de esta disposición”, dijo.

Publicidad