La economía mexicana registró un avance de 1.5% trimestral en términos reales y con cifras ajustadas por estacionalidad en el segundo cuarto del año, estimó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en su información oportuna.

La estimación oportuna del Inegi resultó menos dinámica de la que previó el consenso del mercado, que estaba en 1.8 por ciento.

Tal como lo ha explicado el think tank México ¿Cómo vamos? al comparar la estimación oportuna del PIB con el dato final del Inegi, la diferencia suele ser de entre 0.1% y 0.2 puntos porcentuales, lo que significa que la estimación oportuna suele ser “bastante atinada”.

Te puede interesar: Amazon recibe una multa récord de 887 millones de dólares en la Unión Europea por incumplimiento de políticas de protección de datos

Los estrategas que más se acercaron con su proyección a la estimación oportuna del Inegi, son los de BNP Paribás que previeron un avance trimestral de 1.9 por ciento. De acuerdo con la economista para méxico en esa firma, Pamela Díaz Loubet, este registro implica que la actividad económica se encuentra 2.1% debajo de su último pico en el tercer trimestre de 2019.

En el desagregado de la información oportuna, el Inegi evidenció que el avance de la actividad fue liderado por el sector servicios que tuvo un registro trimestral de 2.1 por ciento.

Desde Londres, el economista para América Latina en la consultoría Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía, explicó que los datos divulgados por el Inegi confirmaron que el repunte de la actividad aceleró en el segundo trimestre ya que la pandemia disminuyó.

Sin embargo Jessica Roldán Peña, directora de análisis económico de Finamex Casa de Bolsa, acotó que las condiciones externas, particularmente en Estados Unidos se mantuvieron fuertes respaldando la actividad en sectores clave e impulsando al consumo gracias a los sólidos flujos de remesas.

El reto ahora es conseguir que esa demanda sea sostenida en el tiempo, observó la estratega.

Publicidad