Xalapa, Ver.- La fiscalía especializada en combate a la corrupción, junto con el Tribunal Estatal de Justicia Administrativa de Veracruz, instancias creadas durante el gobierno pasado y con personas afines a éste como lo son Marcos Even Torres y Pedro García Montañez, habrán de demostrar su independencia o exhibir su compromiso, cuando atiendan los primeros casos de corrupción del gobierno yunista.

De acuerdo con el Informe de Seguimiento de la Cuenta Pública 2017, que el Órgano de Fiscalización Superior entregó a la Comisión de Vigilancia del Congreso local, se advierte que hay varios entes fiscalizables que no podrán solventar las irregularidades que se les detectaron y por ende el presunto daño patrimonial.

En estos casos, estarían dependencias como la Secretaría de Salud, el Instituto de Espacios Educativos, el Fideicomiso Veracruzano de Fomento Agropecuario y docenas de ayuntamientos.

Sin embargo, ha trascendido que los primeros en ser denunciados, serán los casos de cinco institutos tecnológicos, los cuales habrían recibido recursos para realizar diversos proyectos en coordinación con los estudiantes, pero decidieron subcontratar a empresas ajenas.

Conforme al nuevo marco legal de combate a la corrupción, el Orfis, ahora estaría obligado a presentar tanto las denuncias penales ante la fiscalía especializada en combate a la corrupción, encabezado por Marcos Even Torres; como ante el Tribunal Estatal de Justicia Administrativa, presidido por el magistrado Pedro García Montañez, quien fue secretario particular del exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares. 

Publicidad