La reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que aprobó la Cámara de Diputados traerá un impacto negativo al sector porque socava la competencia y los objetivos de energía limpia del país, advirtió la agencia Moody’s.

“Los cambios a la Ley de la Industria Eléctrica tendrán impacto crediticio negativo para el sector porque limitarán la inversión privada en renovables, al dar prioridad al despacho a CFE (Comisión Federal de Electricidad), sobre la generación privada”, indicó Adrián Garza, analista vicepresidente sénior de la agencia calificadora.

La advertencia llega después de que la Cámara Baja aprobó el martes la polémica reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador, para privilegiar a la CFE, empresa del Estado, en perjuicio de las generadoras privadas y extranjeras, sobre todo de renovables.

El principal cambio es eliminar el criterio económico para despachar primero la electricidad de las plantas hidroeléctricas y de combustibles fósiles de la CFE sobre las centrales privadas de renovables y al último las de ciclo combinado.

Te puede interesar: Banco de México advierte riesgos por gestión de la pandemia y vacunación

“Con esto, se pone en riesgo llegar a la meta de generación de energía limpia de 35 por ciento del total en 2024”, indicó Garza.

La reforma también elimina la obligatoriedad de las subastas eléctricas en las que participan privados, ordena revisar los contratos del Gobierno con particulares y cambia las reglas de los Certificados de Energía Limpia (CEL) para darlos a plantas viejas de la CFE.

Los cambios, alertó Moody’s, ocurren en “un tiempo difícil para las crecientes necesidades energéticas del país”, que dentro de los próximos 14 años tendrá un incremento de 2.8 por ciento en la demanda, con base en el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen).

El Gobierno ha justificado la urgencia de la reforma para “fortalecer” a la CFE tras los apagones masivos que afectaron a 10.3 millones de usuarios en diciembre y a 5.9 millones de usuarios en 23 estados la semana pasada tras el corte de suministro de gas natural de Texas.

Pero el plan de negocios de la CFE de 2021 a 2025 contempla proyectos de gas natural y ciclo combinado en lugar de renovables, por lo que la reforma aumentaría la dependencia sobre este combustible, que ya representa 60 por ciento de la generación de electricidad, observó Moody’s.

Además, el “clima extremo que provocó el apagón en el norte del país también generará un aumento en el gasto operativo de CFE en alrededor de 20 mil millones de pesos”, el equivalente a 4 por ciento, apuntó la analista Roxana Muñoz.

“Deberá compensarse a través de incrementos en las tarifas por los próximos 24 meses y/o de incrementos en el subsidio del Gobierno”, expuso.

La calificadora recordó que la iniciativa del presidente ya está en el Senado, donde debe discutirse dentro de un plazo de 30 días por ser de carácter preferente.

Publicidad