La ex titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), Clementina Guerrero García, posee varias propiedades en la capital del Estado registradas a su nombre ante el Registro Público de la Propiedad.

Esto según un documento que fue filtrado en medios de comunicación este semana, tras darse a conocer que hay una orden de aprehensión en su contra.

La tesorera del ayuntamiento de Xalapa y ex funcionaria jubilada de la Universidad Veracruzana (UV) cuenta con una orden de captura por ejercicio indebido del servicio público y abuso de autoridad.

Según el documento, solicitado en 2016, cuenta con un terreno de 251 metros cuadrados y una casa habitación en el fraccionamiento Jardines de las Ánimas.

Foto: Ilustrativa

Además, posee un local comercial en la Torre Animas y otro terreno en el fraccionamiento residencial Jardines de las Ánimas con una superficie de 256 metros cuadrados.

Guerrero García no había sido señalada por irregularidades como funcionaria, sin embargo ha sido objeto de polémica en los últimos años.

Esto ya que como tesorera del ayuntamiento de Xalapa en el gobierno de Hipólito Rodríguez Herrero, tramitó un amparo para seguir percibiendo su pensión como jubilada, además de su sueldo como funcionaria municipal.

Por ello promovió un amparo en contra del artículo 29 de la Ley del Instituto de Pensiones del Estado, el cual le impedía seguir recibiendo su pensión mientras se desempeñara como funcionaria municipal.

A finales de 2016 se filtró información de que Guerrero Martínez cobraba una pensión de unos 76 mil pesos mensuales, a la par de su entonces cargo como secretaria de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), al inicio del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

Al asumir el cargo como tesorera del ayuntamiento de Xalapa a finales de septiembre de 2018, Guerrero García afirmó que si tenía energía para desempeñar su nuevo cargo merece cobrar su sueldo así como su pensión tras jubilarse como trabajadora de la Universidad Veracruzana (UV), que a los demás “no les va ni les viene”.

Guerrero García se quejó y acreditó ante el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IVAI) el mal uso de sus datos por parte del Instituto de Pensiones del Estado cuando se dio a conocer la información de su pensión.

Tras su queja el IPE tuvo que establecer un protocolo de seguridad en el tratamiento de los datos personales de pensionados y trabajadores.

Cabe recordar que trabajó en la Universidad Veracruzana durante 44 años y tras jubilarse ingresó a la Secretaría de Finanzas y Planeación al final del sexenio de Javier Duarte y durante los primeros meses de la administración de Miguel Ángel Yunes Linares.

Publicidad