Xalapa, Ver.- El exfiscal general Luis Ángel “N”, logró salir del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Pacho Viejo en Coatepec.

Al grito de “sí se pudo”, personas que reunieron en la audiencia de este miércoles, recibieron la decisión que le permitirá a seguir el proceso que se le sigue por desaparición forzada, en su vivienda. 

Al igual que otros exservidores duartistas, al exfiscal se le impuso un arresto domiciliario, luego de que permaneció casi un año en prisión luego de ser detenido el 17 de junio de 2018 en la Ciudad de México.

A él se suma el exdirector de Servicios Periciales, Gilberto “N” y la exdirectora de Investigaciones Ministeriales, Rosario “N”, ambos señalados como responsables por el delito de desaparición forzada, lograron salir de prisión.

En el caso de Gilberto, un juez federal le concedió salir del Centro de Readaptación Social de Pacho Viejo, en Coatepec, para seguir su proceso penal en prisión domiciliaria.

Al respecto, el abogado Jorge Reyes Peralta, defensor del colaborador del exfiscal Luis Ángel Bravo Contreras, aseguró que el juez determinó la prisión preventiva antes impuesta era excesiva. 

“El hecho de tenerlo preso en su casa y cuidado por la Fiscalía y los policías del fiscal verdugo Jorge Winckler no es justicia, es una justicia a medias. Vamos a impugnar la medida ante el Tribunal Colegiado en Materia Penal”. 

Acusó al magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, Edel Humberto Álvarez Peña, de servir “al amo que lo maicee mejor”, pues dijo que él y la jueza Mónica Segovia han violado los derechos de Gilberto Aguirre. 

Cabe destacar que horas antes también la exdirectora de Investigaciones Ministeriales, María del Rosario Zamora, logró que se modificara la medida cautelar a prisión preventiva tras permanecer en el Cereso de Pacho Viejo.

Publicidad