En medio de críticas de legisladores de oposición, quienes denunciaron la imposición de un dictamen que no era el acordado, el Senado de la República aprobó, con modificaciones, la minuta de la Cámara de Diputados que expide la Ley de Austeridad Republicana.

A pesar de que se tenía un proyecto con el 90 por ciento de consenso, la bancada de Morena presentó un nuevo dictamen, que -aunque no contó con el apoyo de la oposición- fue aprobado con 74 votos a favor y 29 abstenciones.

Dicho documento sufrió una serie de modificaciones -propuestas por el senador Félix Salgado Macedonio- con las que se incrementó de cinco a diez años la restricción para que un ex servidor público de mando superior pueda emplearse en la iniciativa privada tras dejar su cargo.

Este cambio fue cuestionado por la senadora del PRI, Vanessa Rubio, quien celebró que se haya acotado la restricción únicamente para los altos mandos, pero consideró exagerado el plazo de diez años para que puedan emplearse de nuevo.

Por otro lado, el dictamen establece que los ahorros generados como resultado de las medidas de austeridad podrán ser utilizados a discreción del titular del Ejecutivo, lo cual -de acuerdo con senadores del PAN- revive la llamada “partida secreta”.

En este sentido, la senadora por Acción Nacional, Martha Cecilia Márquez, advirtió que se está dejando un cheque en blanco al Ejecutivo para que use los ahorros como aparato político-electoral a cambio de votos, dejando a un lado la transparencia.

A las críticas se sumó el senador por Movimiento Ciudadano, Samuel García, quien anticipó que presentarán una acción de inconstitucionalidad contra la legislación, que, dijo, fue aprobada por línea de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, quien previamente se reunió con los senadores de Morena.

De igual forma, el senador por el PRD, Antonio García Conejo, lamentó que el grupo mayoritario en el Senado haya mostrado fragilidad ante las decisiones del Ejecutivo.

No obstante, a pesar de las críticas, la senadora por Morena, Lucía Meza, aseguró que la Ley de Austeridad Republicana permitirá acabar con los abusos, los excesos y el dispendio de los recursos públicos.

Tras más de cuatro horas de discusión, el dictamen se devolvió con modificaciones a la Cámara de Diputados, donde se evaluarán los cambios realizados por los senadores. 

Publicidad