El ex gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, se dijo víctima de una persecución política por parte de la actual administración de Cuitláhuac García Jiménez, lo que se demuestra con la detención de 4 de sus exfuncionarios.

“Decidí no responder infamias ni mentiras, muchas de éstas impulsadas desde el propio gobierno. Sin embargo, lo sucedido el día de hoy es una atrocidad que me obliga a dar mi opinión en defensa de personas que colaboraron en mi gobierno y lo hicieron con honestidad y eficiencia”.

Confirmó que un juez penal de Pacho Viejo dictó orden de aprehensión contra 4 ex servidores públicos de la Secretaría de Finanzas y Planeación.

“Uno de ellos fue detenido esta mañana mientras dejaba a su hijo en la escuela, como si fuera el peor delincuente.”

“Previamente la Contraloría General del Estado les había impuesto una sanción económica de ¡más de 750 millones de pesos!”, evidenció Yunes Linares.

No obstante, en un comunicado, subrayó que no los acusan de apoderarse de recursos públicos, de robar al erario, ni de beneficiarse de manera alguna con su cargo.

“La “acusación” presentada por el secretario de salud consiste en que en el mes de diciembre de 2016, al iniciar mi gobierno, los funcionarios citados depositaron en una cuenta a favor del gobierno del estado de Veracruz, un cheque de 250 millones de pesos entregado por la Procuraduría General de la Republica, que fue parte de los recursos que recuperé antes de tomar posesión como gobernador del Estado, y de los cuales informé al Congreso el mismo día en que rendí protesta”, detalló.

De acuerdo con Yunes los funcionarios están señalados de “no verificar por los medios legales pertinentes la procedencia del dinero”.

“Dinero que fue entregado por la Procuraduría General de la República y que es producto de todo el esfuerzo que hice durante meses para recuperar dinero y bienes que habían sido robados a los veracruzanos”.

Además, a los exfuncionarios se les señala de no destinar todos los bienes y recursos recuperados al sector salud, sino “solo 281 millones de pesos” destinándose el resto fundamentalmente a equipamiento de la Secretaría de Seguridad Pública.

“El acuerdo que dicté para la aplicación de los recursos que recuperamos fue que los mismos se destinarían a los programas presupuestarios y actividades institucionales que se consideren necesarias; preferentemente a los relacionados con la reactivación del Sector Salud.”

Nunca se indicó que todos los recursos fueran a destinarse al Sector Salud, pero aún así, no se causó daño ni al gobierno, ni a nadie, porque el total de los recursos se aplicaron en beneficio del Estado, tal y como se informó oportunamente y se hizo del conocimiento del gobierno entrante durante el proceso de entrega-recepción.

Aseguró que la aplicación de esos recursos permitió entre otras cosas construir el Hospital Infantil de Veracruz y muchas otras obras hospitalarias en beneficio de los veracruzanos.

También se utilizaron para el equipamiento de la Secretaría de Seguridad Pública.

En el comunicado, Yunes Linares señaló que “No puede esperarse menos cuando el Presidente del Tribunal Superior de Justicia se ha puesto de rodillas frente al Ejecutivo en el afán de lograr su reelección. Está podrido, huele mal.”

Publicidad