El gigante del comercio Amazon anunció el pasado 30 de enero que superó los 150 millones de subscriptores de su servicio Amazon Prime a nivel global. Un crecimiento envidiable, ya que fue solo en abril del 2018 que el jefe de esta empresa, Jeff Bezos, anunciaba que habían conseguido los 100 millones de miembros.

Esto, junto a un reporte de ganancias mayor al esperado, llevó a que las acciones de Amazon aumentaran considerablemente. Pero quienes quizás no hayan estado tan contentos con las noticias son las muchas empresas que le hacen competencia en diversos rubros, incluyendo al de streaming donde el gigante de Seattle compite con Netflix, Apple TV+, Hulu y Disney+ con su propia plataforma Prime Video.

¿Qué es Prime?

Establecido en el 2005, originalmente Amazon Prime era un servicio que por una cuota anual de US$79 otorgaba a sus subscriptores envíos gratuitos de la mayoría de los productos de su página web. Al inicio disponible solo en los EE.UU., se expandió progresivamente a países como Alemania, Japón, el Reino Unido, Francia, Italia, Canadá, entre otros.

Los servicios ofrecidos también se fueron expandiéndose, al incluir un servicio de streaming de películas y series llamado Prime Video, un servicio de música en la misma vena que Spotify llamado Prime Music, así como como productos similares ofreciendo libros, revistas y videojuegos. Lo que también continuó incrementándose fue el precio por el servicio, pasando a costar (en EE.UU.) primero US$99 y, más recientemente, US$119.

Amazon parece no querer descansar con la expansión de Prime. Ya para el 2017 llegó a México y en setiembre del último año incursionó en Brasil, donde rápidamente encontró adeptos con su precio de 9.90 reales (US$2.40) mensuales o 89 reales (US$22) anuales, una fracción del costo que pagan los estadounidenses.

En lugares donde no está disponible Prime, como nuestro país, Amazon ha expandido su plataforma de streaming Prime Video, ofreciéndola por el precio de US$6 al mes. El gigante del ‘retail’ ha invertido considerables recursos para mantener un catálogo importante de contenido original, incluyendo varias galardonadas series como “Fleabag” y “The Marvelous Miss Maisel”.

Adicionalmente tiene otras muestras de contenido original como “Grand Tour” con Jeremy Clarkson, James May y Richard Hammond (expresentadores de “Top Gear”); “Carnival Row” con Orlando Bloom y Cara Delevigne y, más recientemente, la serie sobre cazadores de nazis protagonizada por Al Pacino titulada “Hunters”.

Con esto queremos decir que Prime Video no es competidor débil en las guerras de streaming, y con los beneficios que otorga en determinados países, resulta una oferta bastante atractiva para muchos usuarios que quieren mantener los costos por los servicios de streaming más abajo.

Los números primos

Pero cómo se comparan los números de Amazon Prime con el resto de plataformas de streaming. Según la página web Statista, a fines del 2019 Netflix tenía 167 millones de subscriptores alrededor del mundo. El recientemente lanzado Disney+ no revelará sus números hasta su reporte trimestral en febrero de este año, pero analistas sostienen que alrededor de 20 millones de personas se habrían unido desde su lanzamiento el pasado noviembre. Hulu, otra plataforma de este rubro propiedad de Disney y disponible solo en los Estados Unidos, llega a los 28 millones. AppleTV+ todavía no ha publicado sus números, por lo cual nos es difícil compararlos con lo demás.

Las cifras son más interesantes si vemos los números de subscriptores en los Estados Unidos, país donde todas las empresas consiguen sus principales ingresos y donde Amazon Prime ofrece más beneficios. Sacando nuevamente datos de Statista, Amazon tenía 105 millones de subscriptores en junio del 2019, mientras que Netflix tenía 61 millones para fines del 2019, una considerable diferencia.

Tomando en cuenta que, según el último reporte del 2018, 110 millones de hogares en los Estados Unidos tienen internet de banda ancha, necesaria para utilizar cómodamente los servicios de streaming, esto podría ser interpretado como que Amazon ha acaparado la mayoría del mercado, aunque es posible que más de una persona en un hogar tenga una cuenta. Un estudio de la firma Leichtman Research Group encontró que el 74% de los hogares tenían al menos un servicio de streaming, y que de ese número el 69% tenían contratado más de uno, así que es posible la convivencia.

Esto es alentador para Netflix, que todavía tiene espacio para expandirse en su mercado más valioso. Solo tiene que conseguir ser opción más atractiva, con la mejor programación y películas

Guerra de ofertas

Esto todos los servicios ya lo saben, razón por la cual invierten cantidades millonarias en conseguir y producir los mejores contenidos, y nadie más ha gastado más que Netflix, compañía que desembolsó US$15 mil millones y se espera que este año gaste US$17 mil millones. Esto es mucho más que lo invertido por Amazon (US$6 mil millones), Apple (US$6 mil millones) y Disney (US$1 mil millones).

El problema es que con el paso del tiempo, el ingreso de más competidores como HBO Max y la mayor demanda de series de calidad, los precios de las mismas van a seguir subiendo. Para setiembre del 2019, Netflix acarreaba una deuda de US$12,43 mil millones en deuda en sus ganas de continuar alimentando su plataforma de contenido, un frenético gasto que supera sus ganancias. Que puedan alcanzar un equilibrio antes de colapsar es una carrera contra el reloj no disimilar a la película “Speed”, si paran, mueren.

Quienes sí pueden aguantar esos golpes y esos tipos de gastos son Amazon y Apple, compañías más establecidas y con un catálogo más diversificado para generar. Al final, quien gane la guerra del streaming podría no ser cuál fue mejor servicio, sino cuál de ellos sobrevivió.

Publicidad