Apple pronto invitará a una compañía de China continental al exclusivo club de ensambladores mundiales de iPhone, lo que marca el mayor cambio a un modelo de producción de una década justo cuando se intensifican las tensiones entre Washington y Beijing.

Luxshare Precision Industry llegó a un acuerdo para adquirir la unidad de iPhone de Wistron, y se convirtió en la primera compañía de China continental en ensamblar el dispositivo de Apple. Es otra victoria para una compañía que pasó de fabricar cables y antenas a AirPods, y sus acciones subieron hasta 7 por ciento este lunes, mientras que Wistron registró una baja de hasta 10 por ciento.

La introducción de una estrella china local ayuda a Apple a ganar puntos con Beijing, en un momento en que funcionarios de Washington la acusaron de apoyar al Gobierno chino.

También sacude la cadena de suministro de Apple al amenazar con arrebatarle el negocio a los socios de larga data Hon Hai Precision Industry y Pegatron. Esta última cayó casi 4 por ciento, mientras que Hon Hai, conocido también como Foxconn, cerró con una baja de 1.4 por ciento.

“Apple está introduciendo Luxshare en el negocio de ensamblaje de iPhone para reducir aún más sus costos, mientras que esto refleja que las empresas taiwanesas están comenzando a deshacerse de los negocios de Apple que tienen un margen bajo”, dijo Tsai Ming-fang, economista industrial de Tamkang University, con sede en Taipéi.

“Este cambio puede impulsar aún más a las empresas taiwanesas a retirarse de China a medida que los márgenes continúan disminuyendo mientras que la fabricación por contrato se vuelve más estandarizada”, explicó el especialista.

Apple, que ejerce una enorme influencia sobre los grandes cambios entre sus proveedores principales, ha buscado un socio chino continental en parte para ampliar sus fuentes de producción durante una intensa guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Desde Foxconn hasta Pegatron y Quanta, los fabricantes contratados por las marcas de electrónica más grandes del mundo, taiwaneses en su mayoría, están explorando formas de alejar la producción de China, para evitar el aumento de los aranceles, y avanzar en la cadena de valor.

El ensamblaje de iPhones requiere cientos de miles de trabajadores, que a menudo son seleccionados de un grupo de trabajadores migrantes volátil y en constante cambio, que se alimenta de los márgenes.

Lo que dice Bloomberg Intelligence

La adquisición anunciada por Luxshare de dos fábricas de Wistron en China puede darle la posibilidad de ganar pedidos de ensamblaje de iPhone a partir de 2023, según nuestro análisis de escenarios. Esto afectaría mucho a Pegatron y posiblemente reduciría 3-4 por ciento de sus ventas, mientras que la diversidad de Hon Hai lo aislará mejor del golpe, creemos.

Wistron puede haber estado enfrentando dificultades para competir. Su planta de Kunshan, que fabrica principalmente iPhones, logró un beneficio neto de solo 0.2 por ciento en 2019, indicaron analistas de Nomura en una nota del 17 de julio. La compañía taiwanesa representó solo aproximadamente 5 por ciento del total de pedidos de ensamblaje de iPhone, dijeron.

Luxshare, por el contrario, es una de las empresas chinas de productos electrónicos de rápido crecimiento más grandes y recibe cada vez más pedidos de firmas establecidas como Hon Hai. Se ha convertido en el mayor fabricante mundial de AirPods, uno de los accesorios de consumo más vendidos en el mercado, lo que le ayudó a registrar uno de los mejores resultados entre las acciones de Asia en 2019.

La compañía acordó pagar alrededor de 3 mil 300 millones de yuanes (470 millones de dólares) por dos filiales de Wistron en el este de China. Una de esas unidades, con sede en la ciudad de Kunshan, es la única planta de fabricación de iPhone de Wistron, según personas familiarizadas con los negocios de la compañía.

El acuerdo está programado para completarse para fin de año, luego de la aprobación regulatoria. El lunes CICC aumentó su precio objetivo en Luxshare en aproximadamente 16 por ciento.

Publicidad