Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), del 60 al 70 por ciento de los casos de demencia reportados a nivel mundial están directamente relacionados con la enfermedad de Alzheimer, la cual comienza con pérdida de memoria y llega a causar un daño cerebral severo. Esta enfermedad afecta a alrededor de 50 millones de personas en el mundo, 9,5 millones en China continental, Hong Kong y Taiwán. Nombrada así por su descubridor, el neuropatólogo Alois Alzheimer en 1906, esta enfermedad significa aún un misterio para los investigadores y compañías farmacéuticas.

La Administración Nacional de Productos Médicos de China aprobó un medicamento contra la enfermedad neurodegenerativa Alzheimer. En este sentido, es el primer medicamento nuevo con potencial para tratar el padecimiento en 17 años.

Oligomannate, como nombraron al medicamento, está hecho a base de algas marinas y puede utilizarse para tratar diagnósticos de Alzheimer leve a moderado, de acuerdo a un comunicado de la agencia de seguridad de drogas de China. No obstante, dicha aprobación es condicional, es decir, puede venderse durante ensayos clínicos adicionales, pero se supervisará estrictamente y podría retirarse si surgiese un problema en función de la seguridad de los pacientes.

En septiembre de 2019, el equipo responsable del desarrollo del nuevo medicamento, dirigido por Geng Meiyu detalló, la inspiración para investigar las algas fue gracias a la incidencia baja de Alzheimer en las personas que consumen este alimento regularmente.

Asimismo, en un escrito publicado en la revista Cell Research el equipo explicó, las algas contienen un azúcar que suprime algunas bacterias contenidas en el intestino parcialmente asociadas a la degeneración neuronal e inflamación del cerebro, condiciones que llevan al Alzheimer. Un ensayo clínico realizado por Green Valley, farmacéutica con sede en Shanghai que lanzará al mercado el nuevo tratamiento, confirmó este mecanismo.

Dicho ensayo clínico fue realizado a 818 pacientes y reveló, Oligomannate, derivada de las algas pardas, puede mejorar la función cognitiva de personas diagnosticadas con Alzheimer en sólo cuatro semanas, informó Green Valley en un comunicado.

“Estos resultados avanzan nuestra comprensión de los mecanismos que juegan un papel en la enfermedad de Alzheimer e implican que el microbioma intestinal es un objetivo válido para el desarrollo de terapias” expresó Philip Scheltens, neurólogo asesor de Green Valleryy directore del Alzheimer Center Amsterdam.

Por otro lado, el director de la división de neurología de la Universidad China de Hong Kong, Vincent Mok, aseveró que los resultados del nuevo medicamento son alentadores al compararlos con los inhibidores de la acetilcolinesterasa, tratamiento vigente para tratar el Alzheimer.

Publicidad