Los astrocitos o células gliales eran considerados por la comunidad científica un medio de transporte de nutrientes para las neuronas y parte del Sistema nervioso central (SNC). No obstante, en un reciente estudio publicado el 24 de septiembre de 2020 en la revista científica Current Biology, investigadores de la Universidad de Austin, Texas encontraron que los astrocitos participan de forma más activa en muchas funciones del SNC y pueden tener un protagonismo durante el sueño en los mamíferos gracias a los niveles volátiles de calcio de los microorganismos.

Durante años, los científicos asumieron que las señales en el cerebro encargadas de hacer dormir a los animales mamíferos provenían de las neuronas y no de otras células u órganos. Sin embargo, los investigadores hicieron pruebas a roedores con microscopios sensibles a la luz adheridos al cráneo con el fin de obtener una visión más detallada de los astrocitos individuales durante las etapas de vigilia-sueño. Durante la etapa de vigila, encontraron altos niveles del calcio, un factor diferencial para que los animales pudieran conciliar el sueño.

Te puede interesar: Robots con olfato, los próximos detectores de COVID-19 

Por otra parte, el científico y doctor por parte de la City University en Nueva York, Sejal Davla quien analiza el informe científico a detalle, afirmó que los expertos consideraban a los astrocitos como células pasivas y solo servían de pegamento para unir al cerebro, pero su verdadera función va más allá. Esto debido a que sus patrones de actividad reaccionan con ondas de calcio y no están directamente relacionados con el resto de la actividad neuronal.

La elevación de las concentraciones de calcio en un astrocito es una forma de activación, y ese aumento de calcio es un paso en los procesos que permiten a estas células reaccionar entre sí y, junto con las neuronas, estimularse más o menos durante el ciclo de sueño-vigilia. Los investigadores determinaron que el calcio era más alto durante la vigilia y más bajo durante el sueño de los roedores, “Cuando las señales de calcio también estaban menos sincronizadas entre sí, el aumento del calcio en los animales fue mucho mayor”, agregó Davla.

Hasta el momento solo se trata de un experimento en roedores donde los investigadores de la Universidad de Austin en Texas, Estados Unidos encontraron que los astrocitos o células gliales pueden estar en otro nivel de organización dentro del cerebro el cual la comunidad científica desconocía e igualmente son tan dinámicos como las neuronas. Recientemente, descubrieron la capacidad de sincronía que tienen con las demás células, pues no solo fungen de manera pasiva en el SNC, sino también pueden interactuar con el cerebro a través de diferentes reacciones químicas y podrían desempeñar un papel importante en la regulación del comportamiento durante el sueño.

Publicidad