Muchos padres acostumbran servir café con leche por la mañana para ayudarlos a despertarse, pero ¿puede retrasar el crecimiento? Sergio Snieg, pediatra y vocal titular del Comité de Pediatría Ambulatoria de la Sociedad Argentina de Pediatría, asegura que no. Pero, aclara: “Hay que tener cuidado ya que la cafeína es un poderoso estimulante del sistema nervioso central. En exceso (y es imposible medir la dosis ingerida, menos en pediatría) causa insomnio, excitación psicomotriz, ansiedad y, en casos extremos, convulsiones”, advierte.

Por su parte, Ángela Nakab, especialista en pediatría y adolescencia, coincide: “Al ser un estimulante, su consumo puede acelerar el ritmo cardíaco y, en grandes cantidades, puede provocar dolor de estómago o gastritis, así que en general no se aconseja en los primeros años, y cuando se les da a los chicos, debe ser en cantidades mínimas”.

El café es una de las bebidas más ingeridas en el mundo. 

No hay ningún estudio que demuestre que esta bebida retrase el crecimiento, pero Héctor Pedicino, pediatra de la Sociedad Argentina de Pediatra, advierte que los recaudos a tomar no solo engloban al café: “La cafeína no está presente solo en esta bebida, sino en muchas otras bebidas, como los refrescos cola, que en niños también deberían limitarse”, subraya.

Publicidad