El sistema inmune responde mejor contra la Covid-19 gracias a la buena calidad de las células y no a la cantidad de las mismas, según estudio. Dicho descubrimiento señala como causa de muerte en pacientes contagiados a las células incapaces de evolucionar o matar al virus.

Publicado en el periódico Cell por Gailt Alter, del Instituto Ragon del Hospital General de Massachusetts, dicho estudio se basó en análisis de sistemas serológicos, como sangre y orina, para determinar el perfil de respuesta inmune de 193 pacientes hospitalizados. Para luego ser comparados con el sistema inmune de personas con graves afectaciones o fallecidos por la enfermedad.

Te puede interesar: El uso temprano de antivirales universales podría reducir significativamente la incidencia de COVID-19 

Mientras los pacientes desarrollaron anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2, la manera de desarrollarlos difería entre las personas analizadas, descubriendo en las personas fallecidas una nula evolución de los anticuerpos. “Hubo un significante defecto en el desarrollo de los anticuerpos IgG, los cuales son esenciales en para eliminar y controlar el virus de manera rápida”, declaró Alter, también miembro del MIT y Harvard.

La experta en el tema, también afirmó, con estos descubrimientos es posible ver el impacto global de la defectuosa evolución del IgG, y resulta esencial para aclarar las funciones del sistema inmune. En respuesta de sistemas ‘maduros’, los anticuerpos bloquean la infección y dirigen al sistema inmune a matar las células infectadas. Sin un fuerte receptor Fc, proteína de las células asesinas, los anticuerpos pueden fallar en capturar y destruir el virus después de la infección.

Entre los pacientes fallecidos por la enfermedad, se encontró, sus anticuerpos nunca se desarrollaron ni existió la capacidad para fortalecer los receptores Fc, debilitando el proceso de eliminar las células infectadas. En cambio, se encontraron habilidades especiales en el sistema inmune de los sobrevivientes, capaz de reconocer y atacar una proteína del SARS-CoV-2 conocida como S2. Esta proteína se encuentra en otros coronavirus, así, el cuerpo humano puede reconocerla gracias a haber estado expuesto a la misma.

De acuerdo a Alter y su equipo, existe la posibilidad de una inmunidad ‘pre existente’ ante el virus gracias al reconocimiento de la proteína S2 o en su caso ayudar a una pronta recuperación de la enfermedad. Estos estudios permiten avanzar en la búsqueda de la vacuna contra la Covid-19 y a entender mejor la respuesta del sistema inmune cuando está expuesto a los virus. La calidad de los anticuerpos termina por ser crucial al enfrentar enfermedades sin importar el número de estos.

Publicidad