Ciudad de México (SPI / Kaleydoscopio).- El acceso a redes sociales es la actividad número uno que los internautas realizan en México, según datos de la Asociación Mexicana de Internet.

Pero ¿ese dinamismo en redes es sinónimo de reputación profesional en línea? No está de más hacerlo, contar con una marca personal poderosa en las redes aumenta 10% la posibilidad de recibir una oferta de trabajo, según el Centro de Carrera del Instituto de Empresa.

26% de las compañías señala que toma en cuenta la reputación online de un candidato al reclutar, de acuerdo con la Sociedad Internacional de Recursos Humanos.

“Las bolsas de empleo en línea y las redes sociales comenzaron como un complemento para buscar candidatos. Hoy se están convirtiendo en herramienta estratégica para atraerlos.

“Las redes sociales, por ejemplo, sirven a la empresa para comunicar, pero también para cotejar experiencia del candidato, veracidad del currículo, imagen que desea proyectar y cómo ésta encaja con la organización”, menciona Ivonne Vargas, especialista en recursos humanos de Bumeran.com.

ADN de la reputación en línea

El portal de empleo Bumeran.com sugiere lo siguiente para construir tu reputación en línea:

1. Di lo que sabes hacer. Internet es una oportunidad para mostrar tu experiencia, comparte artículos, estudios, comentarios sobre lo sucedido en el campo donde laboras o quisieras incursionar. También es interesante crear comunidades en torno de un tema o debates.  Incursionando en las redes desde la perspectiva de “contribuir”, los empleadores te perciben de otra manera. Aspira a ser autoridad en la materia.

2. ¿Contenido de calidad? Con la interacción que hay en redes sociales pareciera innecesario enfatizar que es vital cuidar las fotos y los comentarios en internet. Especialmente el contenido relacionado con momentos vergonzosos, agresión contra empresas o colegas, situaciones sexuales. Aquí aplica la máxima que lo divertido para ti, puede no ser igual de “chistoso” para un empleador. Entre las razones por las que reclutadores han descartado un perfil tras ver su actividad en redes destaca los comentarios-imágenes violentas /agresivas, por ejemplo.

3. Que alguien más hable de ti. Piensa, luego de incrementar tu actividad profesional en redes, ¿quién puede recomendar tu trabajo?, y ¿a quién solicitar que valide algunas de tus principales destrezas? En redes con un perfil profesional, como LinkedIn, esto es una práctica común que se puede aprovechar definiendo acertadamente tus competencias. A nivel ejecutivo las recomendaciones pueden proceder de clientes y en otros niveles se vale recurrir a colegas / ex profesores y personas de la industria, con quien se haya colaborado. Si alguien habla bien de ti, devuelve el favor, y recomienda a otros.

4. Sé consistente. Hacer un comentario una vez al mes o postear cada que lo recuerdes lejos está de consolidar la reputación online. Tu imagen se conforma de la continuidad con que comentes, compartas con otros contenidos interesantes y, si las empresas prestan atención a la gente que ha seguido su marca continuamente, con mayor razón hay que fijar un plan para comentar tanto intereses profesionales como noticias difundidas por las organizaciones de interés.

5. Optimiza tu presencia. Si en algunas ocasiones no hay tiempo para estar actualizando tus comentarios, puedes unirte a grupos y estar activo en esos sitios compartiendo noticias, eventos, o dejando una nota breve sobre la información publicada. Es una manera de seguir presente, aunque a largo plazo la apuesta debe ser ampliar tu reputación y perfil profesional a otros espacios. Los sitios web, por ejemplo, son una plataforma para explotar los aspectos relacionados con tu actividad profesional y así optimizas presencia en redes.

Publicidad