Cada año más de 170 mil mexicanos sufren un infarto cerebral. Para atender estos casos, el IMSS cuenta con la estrategia ‘Código cerebro’, para una rápida atención a los pacientes y evitar las secuelas.

“Estaba yo dormida y me caí de la cama. No sé por qué o cómo, tenemos otra cama en frente me pegué aquí y me pegué aquí en este lado también y mis hijos se dieron cuenta. Me trajeron para acá”, dijo María Engracia Chavarría, testimonio infarto cerebral.

Así es como doña Mary, de 85 años, eeun infarto cerebral. Así lo cuenta su hija.

Anuncios

“Ya no tenía control sobre su lado izquierdo, totalmente sin control, ya no podía hablar y en cuanto la atendieron. Qué habrán sido, a las 2 horas, mi mamá ya estaba hablando, y ya se estaba moviendo, fue impresionante”, señaló Claudia.

“Se tapó una arteria de su cerebro. Le hicimos una imagen de resonancia y podemos ver que esta zona triangular que se ve aquí, es la zona que estaba sin circulación, entonces ella pudo haber tenido este infarto que todavía tiene riesgo de seguir creciendo porque tenía muy poco tiempo de inicio de síntomas. En estos pacientes un infarto cerebral puede llegar a ocasionar discapacidad, al grado de que ya no pueda volver a caminar o no pueda volver a hacer sus funciones”, describió Alejandra Calderón, jefa de Neurología del Hospital de Especialidades CMN Siglo XXI.

La atención oportuna fue clave para que doña Mary pudiera recuperarse.

Te puede interesar: Varios contaminantes influyen en si un bebé nacerá niño o niña, revela estudio

“Pudimos actuar a tiempo que creo que fue lo que ayudó mucho en esta situación, el no perder la calma, saber qué hacer para evitar que la situación se agravara más”, insistió Adriana.

Es importante detectar los síntomas y hablar de inmediato al 9-1-1.

“Pacientes llegan a presentar desde desviación de la comisura labial, o de los ojos, adormecimiento de la mitad del cuerpo, elevación de la presión arterial, dolor de cabeza intenso o un desvanecimiento de manera súbita. Pensamos en una sospecha de un evento vascular cerebral, en ese momento se hace el envío de una unidad médica de manera inmediata para la valoración del paciente”, reiteró Andrea López, supervisor médico del 9-1-1:

“Lo importante de llamar al servicio de urgencias médicas es que nosotros tenemos un sistema de regulación, que nos digan qué hospital cuenta con un médico especialista en turno, que cuenta con el tomógrafo y que, sobre todo, tiene disponibilidad para atender al paciente de manera más oportuna”, enfatizó Jorge Morales, paramédico de la Cruz Roja.

Con la estrategia “Código Cerebro” el IMSS da tratamiento con Trombólisis Intravenosa, en los primeros minutos de su ingreso al servicio de urgencias.

“Nosotros tenemos 45 a 60 minutos para hacer el diagnóstico eso es lo que vamos contrarreloj”, especificó Gabriela Borrayo, titular de la coordinación en salud del IMSS.

Como en el caso de doña Mary, el principal factor de riesgo de un infarto cerebral es la hipertensión.

Publicidad