Cómo las “selfies” están cambiando nuestra memoria

Anuncios
Anuncios

Tomar decenas o cientos de fotos con los celulares es algo común cuando estamos de vacaciones.

Cada detalle es registrado, especialmente en selfies, y compartido luego en redes sociales.

Pero captar incesantemente nuestras experiencias con la cámara del celular está afectando nuestra memoria, asegura Giuliana Mazzoni, profesora de psicología de la Universidad de Hull en Inglaterra.

La experta en memoria señala que el hábito de fotografiar “sin parar” tiene serias consecuencias en nuestra capacidad de recordar y podría incluso crear un “conflicto de identidad”.

Mazzoni cita un estudio de 2018 según el cual tomar fotos de un evento en lugar de estar inmerso en la experiencia del momento lleva a un recuerdo más pobre de la situación. (Tamir et al, Journal of Experimental Psychology).

“En general, tomar fotos incesantemente y rápidamente baja el nivel de atención hacia lo que estamos fotografiando, sea un objeto, un paisaje o una persona”, señaló Mazzoni a BBC Mundo.

La excepción a esta regla puede ser el caso de un fotógrafo profesional, que se concentra más en lo que está captando.

Pero en general, cuando sabemos que todo queda registrado “para verlo después”, no solo prestamos menos atención sino que puede disminuir la codificación de esos eventos en la memoria.

“Esas experiencias o personas se volverán por lo tanto menos memorables, simplemente porque los recuerdos sobre esas situaciones son menos accesibles”.

La memoria debe ser ejercitada en forma regular para un buen funcionamiento, según la investigadora.

“Hay muchos estudios que documentan la importancia de prácticas para ejercitar la habilidad de recordar, por ejemplo, en estudiantes universitarios”.

Y la calidad de los recuerdos puede ser limitada en otro sentido. Mientras las fotos pueden ayudarnos a recordar algo que vimos con nuestros ojos, reducen nuestra memoria sobre las conversaciones que escuchamos durante esos eventos, según un estudio de 2017. (Barasch et al, Psychological Science).

Discrepancias de identidad

Mazzoni aclara que el registro constante de experiencias en celulares puede ser beneficioso en el caso de pacientes con problemas de memoria o enfermedades neurológicas.

Para la mayoría de las personas, sin embargo, ese registro fotográfico continuo no sólo puede crear recuerdos pobres, sino “discrepancias de identidad”.

“La relación entre nuestros recuerdos personales y nuestra identidad es bidireccional”, afirmó la investigadora a BBC Mundo.

“Por un lado somos lo que recordamos ser. En otras palabras, nuestra identidad actual fue moldeada por lo que recordamos de nuestra historia personal”.

“Pero por otro lado, las experiencias nuevas pueden cambiar en forma drástica lo que creemos ser”.

Mazzoni dio el ejemplo de una persona que se cree mala estudiante por su pasado, aunque experiencias recientes cuestionan esa creencia.

“¿Que soy entonces, una mala estudiante o una buena estudiante? Hay una discrepancia que puedo reconciliar al adaptar mis recuerdos anteriores para que encajen con mi identidad actual”.

Si todo está registrado en cada detalle, no es tan flexible esa adaptación de recuerdos para evitar conflictos de identidad.

Selfies poco espontáneos

Otro problema, especialmente en el caso de los selfies, es la “falta de espontaneidad”, según Mazzoni.

“Las poses no son naturales y a veces la imagen de la persona se ve distorsionada”.

“Esas fotos también reflejan una tendencia narcisista que nos lleva a gestos forzados o sonrisas artificialmente amplias”.

En otras palabras, esas fotos no reflejan quienes somos realmente.

Y si dependemos en gran medida de ese tipo de selfies para recordar nuestro pasado, podemos acabar creando “una autoidentidad distorsionada en base a la imagen que queremos dar a los demás”.

“Tómate un momento”

Mazzoni señala que hay pocos estudios sobre la influencia de selfies y celulares en la memoria, por lo que debe investigarse más su impacto cognitivo.

No se ha estudiado, por ejemplo, el impacto que tiene para los niños ser fotografiados constantemente por los mayores.

¿Acaban esos niños adoptando poses para la cámara? ¿Registran esos eventos en forma diferente por no estar inmersos en su experiencia?

Publicidad