Autoridades sanitarias de la República Democrática del Congo (RDC) confirmaron este sábado que planean usar un segundo tipo de vacuna, fabricada por el laboratorio Johnson & Johnson, para tratar de contener el brote de ébola que continúa sin control en el noreste del país y suma ya 2.111 muertos.

Este tratamiento experimental se sumaría al otro que ya se emplea desde prácticamente el comienzo del brote hace más de un año, la vacuna rVSV-ZEBOV de la farmacéutica Merck.

“La segunda vacuna, Johnson & Johnson, no presenta ningún peligro para la población. Es una vacuna que otros países utilizan ya, ¿por qué no podemos usarla nosotros en RDC para proteger a la población contra el ébola?”, transmitió en su cuenta de Twitter el comité congoleño de respuesta contra el brote, citando declaraciones de su director, el doctor Jean-Jacques Muyembe.

“Ya ha sido utilizada en Uganda y es el segundo año que se continúa vacunando a la población con esta vacuna en Guinea. Actualmente, Ruanda está lista para utilizar esta vacuna para proteger a su población que viene a comerciar (a la RDC)”, detalló la misma fuente.

Foto: Ilustrativa

Anteriormente, la RDC había sido reacia a introducir otros tratamientos experimentales debido -según alegaban los anteriores gestores de la crisis- al peligro de asustar con un tratamiento no probado a una población ya de por sí muy desconfiada y a la satisfacción con los resultados de la rVSV-ZEBOV.

Pero, en julio pasado, la lucha contra el ébola pasó de las manos del Ministerio de Sanidad -encabezado entonces por Oly Lunga, quien poco después dimitió y actualmente se encuentra bajo investigación, precisamente, por la gestión de los fondos de la respuesta contra la epidemia- a las de un comité multisectorial dependiente de la presidencia.

Ese nuevo organismo, dirigido por Muyembe -uno de los investigadores que descubrieron el virus del Ébola en Zaire (la actual RDC) en 1976-, es el responsable del cambio de postura ahora respecto a la opción de aplicar otros tratamientos.

En total, según las autoridades sanitarias, unas 225 mil personas han recibido vacunas rVSV-ZEBOV hasta la fecha.

El brote, sin embargo, continúa descontrolado y suma 3 mil 157 casos y 2 mil 111 muertos, según datos oficiales actualizados hasta el 20 de septiembre.

Publicidad