Los puertos USB que ayudan a cargar los teléfonos móviles en distintos lugares públicos, pueden generar peligro para la privacidad, ya que existe una disponibilidad que los cibercriminales puedan acceder a los datos, por lo que al mercado llegaron los bloqueadores de datos USB, que también son conocidos como “condones USB”.

Luke Sisak, asistente de la Fiscalía del Condado de Los Ángeles alertó que los bloqueadores de datos protegen contra el “Juice Jacking”, que es una especie de ataque cibernético en el que los criminales instalan un programa en los puertos de carga e infectan teléfonos y otros dispositivos, informa BBC.

Los “condones USB” son pequeños adaptadores con puerto de entrada y salida, permiten la alimentación energética del dispositivo y bloquean el intercambio de datos.

“Una carga gratuita de tu dispositivo puede vaciar tu cuenta bancaria. Si los cibercriminales consiguen instalar el malware, pueden bloquear tu teléfono, robar información muy sensible como los datos del pasaporte o la dirección domiciliaria”, explicó el asistente de la Fiscalía.

Por su parte, Caleb Barlow, vicepresidente del área de ciberseguridad X-Force en IBM avaló el uso de los bloqueadores de datos USB para disminuir la exposición al hackeo.

Publicidad