Las plantas de la especie Capsicum annuum, conocida con nombres populares como pimiento, ají o chile, son un recurso alimentario relativamente común en bastantes zonas del mundo. En los últimos años, se ha investigado sobre los posibles efectos que una alimentación lo bastante rica en pimientos tiene sobre la duración de la vida de la persona. Ahora, un nuevo estudio ahonda en ello y conduce a conclusiones bastante claras.

En estudios anteriores, se comprobó que el consumo de pimientos tiene un efecto antiinflamatorio, antioxidante, anticáncer y regulador de la glucosa en la sangre debido a la capsaicina, que le da a los pimientos su característica gama de sabores, entre suave y muy picante.

Te puede interesar: Los cambios que transformaron al sector salud tras la pandemia de Covid-19

Para analizar los efectos de los pimientos en la mortalidad por todas las causas y por enfermedades cardiovasculares, el equipo del Dr. Bo Xu, cardiólogo de la Clínica Cleveland, en la ciudad estadounidense de Cleveland, examinó 4.729 estudios de cinco importantes bases de datos sobre salud mundial (Ovidio, Cochrane, Medline, Embase y Scopus). Su análisis final se centra sobre todo en cuatro grandes estudios.

Los autores del nuevo análisis utilizaron los registros sanitarios y dietéticos de más de 570.000 personas en Estados Unidos, Italia, China e Irán, con el fin de comparar la mortalidad de quienes consumían pimientos de manera bastante habitual con la de quienes rara vez o nunca los comían.

En comparación con las personas que rara vez o nunca comían pimientos, el análisis determinó que las personas que de manera bastante habitual los consumían tenían una reducción relativa del 26% de la mortalidad cardiovascular, una reducción relativa del 23% de la mortalidad por cáncer y una reducción relativa del 25% de la mortalidad por todas las causas.

Aunque los resultados preliminares de esta investigación (todavía en marcha) son sin duda prometedores, el Dr. Xu advierte que actualmente se desconocen las razones y mecanismos exactos que podrían explicar estos hallazgos. Por lo tanto, es imposible afirmar de manera concluyente que comer más pimientos puede prolongar la vida y reducir las muertes prematuras, especialmente las debidas a factores cardiovasculares o al cáncer. Hay que investigar más para confirmar estos hallazgos preliminares. (Fuente: NCYT de Amazings)

Publicidad