Estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han señalado que alrededor del 80% de los contagiados de coronavirus se recuperan de la enfermedad sin la necesidad de tratamiento hospitalario. Sin embargo, uno de cada cinco pacientes que contraen el COVID-19 acaba presentando un cuadro grave, que puede llevarlo incluso a una unidad de cuidados intensivos para recibir asistencia respiratoria.

Los científicos no entienden hasta ahora por qué el curso de la enfermedad varía tanto entre una persona y otra. Si bien hay factores de riesgo conocidos, como la edad o enfermedades crónicas preexistentes, por todo el mundo se han registrado casos de pacientes sanos que terminan con cuadros clínicos complicados.

No obstante, algunos estudios empiezan a escudriñar en este enigma. Uno de ellos, publicado recientemente en ‘The New England Journal of Medicine’, apunta a los genes como uno de los causantes de esta disparidad en el desarrollo del COVID-19 entre pacientes.

El trabajo asegura que esta vulnerabilidad puede estar asociada a variantes genéticas de dos regiones que se relacionan con un mayor riesgo de desarrollo respiratorio en pacientes con infección por SARS-CoV-2 (como se le conoce al nuevo coronavirus).

El estudio

El ensayo se llevó a cabo gracias a la colaboración entre hospitales de España e Italia y expertos genetistas de Noruega y Alemania. Las muestras se hicieron en pleno pico de la pandemia en dichos países (de marzo a abril).

Se recogieron muestras de sangre de 1.610 pacientes con COVID-19 que necesitaban apoyo respiratorio (oxigeno o ventilación mecánica), y se extrajo ADN de las muestras de sangre para analizar en un laboratorio alemán cerca de 9 millones de variantes genéticas.

“Se dispuso en menos de 2 meses de toda la información necesaria para evaluar los resultados y compararlos con un grupo control de 2.205 personas sanas”, explican los autores en su estudio.

Resultados

Los investigadores identificaron en dos regiones del genoma variantes que podrían ser las causantes del desarrollo de cuadros clínicos complicados en pacientes con COVID-19. La primera de ellas se localiza en el cromosoma 3 y puede afectar a la expresión de genes que favorecerían la entrada del virus, así como la generación de la llamada “tormenta de citoquinas”, que es una respuesta inflamatoria exagerada del organismo ante la presencia del virus. La otra se localiza en el cromosoma 9, en concreto en el gen que determina el grupo sanguíneo del sistema ABO.

El sistema ABO se usa para agrupar la sangre humana en diferentes tipos de acuerdo con la presencia o ausencia de ciertos marcadores en la superficie de los glóbulos rojos. Los cuatro tipos principales de sangre son A, B, O y AB.

Te puede interesar: Coronavirus: Los síntomas y las formas de transmisión del peligroso virus surgido en China

Los datos mostraron que tener el grupo sanguíneo A se asocia a más riesgo de necesidad de apoyo respiratorio en caso de infección por el coronavirus. Por el contrario, poseer el grupo sanguíneo O confiere un efecto protector frente al desarrollo de insuficiencia respiratoria.

Cromosomas 3 y 9

La variante genética del cromosoma 3 (llamada rs11385942) abarca una región de regulación de 6 genes que pueden tener funciones relevantes en la gravedad de la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2. Aunque aún no se puede establecer con seguridad qué gen es capaz de influenciar en el curso de la infección, se sospecha que el responsable sería uno implicado en las interacciones con la proteína ACE2, proteína conocida por ser la puerta de ingreso del virus a las células. Cabe resaltar, por otro lado, que otro de los genes de este cromosoma está relacionado con la respuesta inmunológica inflamatoria en los pulmones en respuesta a patógenos.

Los científicos notaron, además, que la variante genética identificada en el cromosoma 3 era más frecuente en personas más jóvenes (media de 59 años), lo que podría explicar, al menos en parte, la gravedad de ciertos casos en este grupo de edad.

En tanto a la variante genética encontrada en el cromosoma 9 (llamada rs657152), se sabe que afecta al gen que determina el grupo sanguíneo. Los resultados del estudio mostraron que el grupo sanguíneo A se asocia con un 50% más de riesgo de necesitar soporte ventilatorio en caso de infección por el coronavirus, mientras que el grupo O confiere un efecto protector con un 35% menos de riesgo de insuficiencia respiratoria.

¿Cuáles son los síntomas del nuevo coronavirus?

Entre los síntomas más comunes del COVID-19 están: fiebre, cansancio y tos seca, aunque en algunos pacientes se ha detectado dolor corporal, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta y diarrea. Estos malestares pueden ser leves o presentarse de forma gradual; sin embargo, existen casos en los que la gente se infecta, pero no desarrolla ningún síntoma, precisó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, la entidad dio a conocer que el 80 % de personas que adquieren la enfermedad se recupera sin llevar un tratamiento especial, 1 de cada 6 casos desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar, la gente mayor y quienes padecen afecciones médicas subyacentes (hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes) tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y que solo el 2 % de los que contrajeron el virus murieron.

¿Quiénes son las personas que corren más riesgo por el coronavirus?

Debido a que el COVID-19 es un nuevo coronavirus, de acuerdo con los reportes que se tienen a nivel mundial, las personas mayores y quienes padecen afecciones médicas preexistentes como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes son las que desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras.

Publicidad