Investigadores de la Universidad de Chile y la Universidad del Desarrollo crearon un aerosol nasal para combatir el alcoholismo con una sustancia hecha con células madres obtenidas de liposucciones. La fórmula ya ha sido probada en ratas adictas al alcohol.

Este producto busca mitigar las recaídas que sufren quienes tratan de combatir su alcoholismo, un proceso que suele ser muy complicado.

“Las ratas y humanos que ingieren alcohol por mucho tiempo tienen el cerebro inflamado y rancio, proceso que se potencializa”, detalló Yedy Israel, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y líder del equipo.

En la fase experimental, un grupo de ratas ingirió diariamente el equivalente a lo que tomaría una persona de 70 kilogramos: dos botellas de whisky de 50 grados y 750 mililitros cada una.

Después, a una parte del conjunto de roedores se les inyectó élulas madres mesenquimáticas (antiinflamatorias) en el líquido cefalorraquídeo, mientras que al resto se les suministró un placebo durante una abstinencia de 14 días.

El efecto que fue que mientras los inyectados ingirieron lo equivalente a un bebedor social (28 gramos de alcohol), los que recibieron placebos aumentaron la ingesta a 154 gramos o media botella de whisky en una hora.

Para simplificar la aplicación de las células antiinflamatorias, los científicos desarrollaron el aerosol nasal, que fue aplicado a las ratas adictas.

El resultado fue satisfactorio, pues con la primera dosis, las ratas mostraron 70 por ciento de inhibición al consumo, que aumentó a 90 tras la segunda y tercera dosis.

Ahora se prueba la sustancia en un animal adicto a la nicotina los efectos de la administración nasal de secretomas, dijo la investigadora María Elena Quintanilla.

“Los secretomas (término que agrupa los factores solubles paracrinos producidos por células madre utilizados para la comunicación entre células) los devuelven a la normalidad con su acción antiinflamatoria y antioxidante”, precisó.

Publicidad