La Federación Ambientalista Internacional (FAI) declaró que, a partir de este año, el 8 de noviembre será conocido como el Día Mundial sin Wi-Fi, con la finalidad de hacer visible el riesgo al que se exponen millones de personas que se conectan a internet a través del uso de una red inalámbrica.

Expertos han declarado que las radiaciones que emiten las 280 millones de redes Wi-Fi que se han instalado en el mundo producen una contaminación que además de ser silenciosa, es tóxica, según han revelado al menos 139 estudios científicos.

Los estudiosos explican que aún se desconoce el impacto que el uso prolongado de las redes inalámbricas provoca en los seres vivos, especialmente en bebés, niños y adolescentes.

Y es que de acuerdo con diversos estudios, el Wi-Fi emite mucha más radiación que una antena de telefonía móvil y debido a que es una radiación pulsada, se convierte en un peligro más grande que cualquier antena repetidora.

Debido a esto fue que la FAI decidió crear este día, tratando de promover la conectividad sana por medio de cables y de fibra óptica para eliminar la radiación.

Publicidad