Restos de cuerdas de una antigüedad de 40 mil años fueron descubiertos cerca del paraje de Gorges de l’Ardèche, en el sur de Francia, y son la prueba de las “capacidades cognitivas inesperadas” del hombre de Neandertal, anunció el viernes el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS).

Un equipo internacional de este organismo de investigación francés descubrieron las cuerdas entre el sílex del Abri du Maras, un lugar prehistórico situado en la localidad de Saint-Martin-d’Ardèche.

“Un análisis microscópico permitió demostrar que estos residuos estaban ‘torcidos’, prueba de su modificación por la actividad humana”, indicó el CNRS.

Según los científicos, el hombre de Neandertal necesitaba “una buena comprensión de las matemáticas, necesarias para enrollar fibras, pero también un conocimiento profundo del crecimiento de los árboles” para realizar la cuerda, “la prueba más antigua de la tecnología textil conocida hasta ahora”.

Te puede interesar: Huellas de 80 mil años de antigüedad dan pistas sobre los neandertales

Según los investigadores, estas fibras demuestran que “contrariamente a la creencia popular, Neandertal no era menos avanzado tecnológicamente que el Homo sapiens”.

El descubrimiento fue publicado el 9 de abril de 2020 en la revista científica Scientific Reports.

Publicidad