Científicos de la Universidad de California en Berkeley y la Universidad de California en San Francisco desarrollaron una prueba de SARS-CoV-2 mediante la herramienta de edición genética CRISPR y un smartphone. Este desarrollo capaz de arrojar un resultado en menos de 30 minutos utilizando un celular, tiene el potencial de permitir una detección rápida y de bajo costo en los puntos de atención de la Covid-19.

Uno de los principales retos en el combate de la Covid-19 y el regreso total a las actividades comunitarias es la disponibilidad de pruebas rápidas masivas. Aunque saber quién está infectado proporcionaría información valiosa para crear mejores políticas públicas para contener la propagación del virus, la situación se complica debido a los tiempos de espera. Los resultados de las pruebas actuales a menudo demoran días o más cuando se presentan retrasos en el procesamiento de muestras en el laboratorio. Además, existen casos de síntomas leves o incluso asintomáticos que, sin embargo, continúan propagando el virus sin saberlo.

Te puede interesar: Un nuevo implante cerebral con electrodos podría ayudar a personas ciegas a percibir formas y letras 

No obstante, una prueba que detecte la presencia del virus SARS-CoV-2 a partir de un hisopado nasal y un dispositivo basado en un smartphone en cuestión de minutos podría ser una realidad. Según la investigación publicada en la revista Cell, este método se diferencia de las actuales pruebas PCR por no ser necesario convertir a ADN el ARN del coronavirus ni pasar por el paso de amplificación para hacerlo detectable. Como este método es capaz de detectar el ARN viral directamente, reduce significativamente los tiempo de espera para obtener resultados.

Además, a la proteína CRISPR se le añade una molécula informadora que se vuelve fluorescente cuando se corta. Esta combinación se mezcla después con la muestra del hisopado nasal y se coloca en un dispositivo conectado a un teléfono inteligente. Si la muestra contiene ARN de SARS-CoV-2, la proteína CRISPR se activará y cortará la molécula informadora, disparando una señal fluorescente. Ésta, a su vez, será detectada con la cámara del smartphone, la cual actúa como microscopio con esta prueba, arrojando un resultado positivo. Además, señalan los investigadores, este método es capaz de detectar la carga viral de una muestra. Con esto, a través de pruebas repetidas, sería posible monitorear la evolución de la enfermedad en un paciente.

Para el combate de la pandemia, opinan los expertos, no sólo es urgente aumentar la cantidad de pruebas sino proporcionar nuevas y distintas opciones para esto. En este contexto, científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) trabajan en un método de detección de la Covid-19 con inteligencia artificial (IA) analizando la tos del paciente. También, científicos de la Universidad Stanford utilizan la tecnología CRISPR con el fin de detectar rápidamente la Covid-19 a partir de un “laboratorio en un chip”.

Debido a que la pandemia de Covid-19 aún permanece activa y la cantidad de contagios aún es alta, las pruebas de detección son una herramienta sumamente importante. En este contexto, una prueba capaz de detectar el virus en 30 minutos mediante un smartphone podría ser de especial utilidad debido a su rapidez y bajo costo, facilitando el diseño de mejores políticas para la contención de contagios.

Publicidad