El helicóptero autónomo Ingenuity de la NASA batió un récord de distancia y velocidad en su último vuelo en Marte, durante una misión realizada este 30 de abril.

La NASA tuvo que antes que aplazar ese cuarto vuelo del minihelicóptero, originalmente programado para el día anterior, al detectar un fallo de ‘software’. El dispositivo no pudo entrar en modo de vuelo ni, por tanto, despegarse del suelo.

En esta oportunidad, el objetivo asignado al Ingenuity era elevarse a 4,8 metros, una altitud que alcanzó por primera vez en su segundo vuelo y que el ingeniero jefe Bob Balaram describió como “punto óptimo”, y volar 266 metros a una velocidad de 13 kilómetros por hora mientras tomaba imágenes del suelo en blanco y negro.

Te puede interesar: Los cambios de las corrientes oceánicas podrían tener consecuencias devastadoras a escala mundial

Más lejos, más alto, más rápido

Cada vuelo del Ingenuity se ha basado en los anteriores, en la idea de que la aeronave vaya un poco más lejos, un poco más alto, un poco más rápido en cada intento. Esta tarde, el helicóptero experimental de la NASA superó sus límites, al desplazarse más lejos y a casi el doble de su velocidad anterior.

“El helicóptero de Marte completó su cuarto vuelo, yendo más lejos y más rápido que nunca. También tomó más fotos mientras volaba sobre la superficie marciana”, confirmó a través de Twitter la misión Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA.

Poco antes del vuelo, la Agencia Espacial estadounidense anunció que el Ingenuity “ya se graduó” en Marte y que lo usará en misiones aun más ambiciosas que no estaban previstas en un principio.

Publicidad