Astrónomos descubrieron un agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia Abell 2597, a una distancia de mil millones de años luz de la Tierra.

De acuerdo con Science Alert, el agujero forma un circuito cerrado de gas molecular frío. Los científicos explican que la gravedad de esos agujeros lo atrae todo hacia sí mismos.

El integrante del Centro para Astrofísica Harvard-Smithsoniano en Estados Unidos, Grant Trembley, explicó que “este es posiblemente el primer sistema en el que encontramos evidencia clara tanto de la entrada del gas molecular frío al agujero negro como de la salida o el levantamiento de los chorros [de plasma] que lanza el agujero negro”.

Publicidad