Saturno es verdaderamente el señor de los anillos en esta última instantánea del Telescopio Espacial Hubble de la NASA, tomada el 4 de julio de 2020, cuando el opulento mundo gigante se encontraba a 1.350 millones de kilómetros de la Tierra. Esta nueva imagen de Saturno fue tomada durante el verano en el hemisferio norte del planeta.

El Hubble encontró una serie de pequeñas tormentas atmosféricas. Estas son características transitorias que parecen ir y venir con cada observación anual del Hubble. Las bandas en el hemisferio norte siguen siendo pronunciadas como se ve en las observaciones del Hubble del 2019, con varias de ellas cambiando ligeramente de color de año en año. La atmósfera del planeta anillado consiste principalmente en hidrógeno y helio con trazas de amoníaco, metano, vapor de agua e hidrocarburos que le dan un color marrón amarillento.

El Hubble fotografió una ligera neblina rojiza sobre el hemisferio norte en esta fotografía compuesta en color. Esto puede deberse al calentamiento por el aumento de la luz solar, que podría cambiar la circulación atmosférica o quizás eliminar los hielos de los aerosoles en la atmósfera. Otra teoría es que el aumento de la luz solar en los meses de verano está cambiando las cantidades de neblina fotoquímica producida. “Es sorprendente que incluso en unos pocos años, estemos viendo cambios estacionales en Saturno”, dijo la investigadora principal Amy Simon del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. Por el contrario, el apenas visible polo sur tiene un tono azul, reflejando los cambios en el hemisferio invernal de Saturno.

La aguda visión del Hubble resuelve la estructura de anillos concéntricos. Los anillos están hechos en su mayoría de trozos de hielo, con tamaños que van desde granos diminutos hasta rocas gigantes. Cómo y cuándo se formaron los anillos sigue siendo uno de los mayores misterios de nuestro sistema solar. La teoría convencional es que son tan antiguos como el planeta, más de 4.000 millones de años. Pero debido a que los anillos son tan brillantes, como la nieve recién caída, una teoría que compite es que pueden haberse formado durante la edad de los dinosaurios. Muchos astrónomos están de acuerdo en que no hay una teoría satisfactoria que explique cómo se pudieron formar los anillos en los últimos cientos de millones de años. “Sin embargo, las mediciones de la nave espacial Cassini de la NASA de los diminutos granos que llueven en la atmósfera de Saturno sugieren que los anillos solo podrán durar 300 millones de años más, lo que es uno de los argumentos para una edad joven del sistema de anillos”, dijo el miembro del equipo Michael Wong de la Universidad de California, Berkeley.

Dos de las lunas heladas de Saturno son claramente visibles en esta exposición: Mimas a la derecha y Encélado al fondo.

Esta imagen se ha tomado como parte del proyecto Outer Planets Atmospheres Legacy (OPAL). El OPAL está ayudando a los científicos a entender la dinámica atmosférica y la evolución de los planetas gigantes gaseosos de nuestro sistema solar. En el caso de Saturno, los astrónomos continúan siguiendo los patrones cambiantes del clima y las tormentas. (Fuente: NCYT Amazings)

Publicidad