Si eres de los que usan la misma contraseña para sus cuentas bancarias, así como sus redes sociales y demás cuentas personales, deberías dejar de hacerlo, pues tus datos pueden estar en algún directorio de la Deep Web.

El último sondeo sobre la seguridad de las contraseñas en España que ha realizado la compañía de ciberseguridad Panda Security, entre más de 1.500 personas, arrojó que la mitad de los personas no cambia nunca sus contraseñas de acceso a Internet, o lo hace tan poco que es probable que los datos de acceso a su correo electrónico estén disponibles en algún directorio de la Dark Web.

Te puede interesar: Ataques de phishing son mucho más probables que cualquier otra amenaza cibernética

Por un lado, para el 52 por ciento de los encuestados tiene poca importancia la seguridad de su contraseña, mientras que, por otro, la otra mitad (el 48%) cree que sus claves son fiables.

Cómo utiliza un estafador los números de tu tarjeta de crédito caducada

Panda Security advierte de que el 90 por ciento de las contraseñas que los usuarios consideran seguras, como la combinación de ocho dígitos o alternar entre mayúsculas y minúsculas, no son robustas, debido a las herramientas que ofrece la Dark Web a los delincuentes.

Asimismo, uno de cada dos internautas encuestados accede con la misma contraseña a su correo electrónico, a su banco o a sus redes sociales, o bien utiliza una variación que hace su acceso vulnerable. El 60 por ciento de los encuestados tiene entre una y cinco cuentas en Internet.

“Estas cifras son alarmantes, si tenemos en cuenta la alta despreocupación que hemos detectado en la sociedad por su ciberseguridad”, ha asegurado en un comunicado remitido a Europa Press el manager de Global Consumer Operations de Panda Security, Hervé Lambert.

UN 21% APUNTA LAS CONTRASEÑAS EN PAPEL

Respecto al almacenamiento de las contraseñas, el 60 por ciento de las personas encuestadas asegura que las memoriza, pero al mismo tiempo hay personas que las escriben en un papel, como es el caso del 21 por ciento de los españoles, mientras que el 7 por ciento las almacena en su propio ordenador.

Publicidad