El rover marciano Opportunity lleva ya dos meses sin funcionar debido a el polvo generado por una tormenta en la zona de Marte donde está ubicado el robot. Es el rover más longevo en Marte y una de las misiones más importantes; pero ahora, tras dos meses sin funcionar, la NASA está a punto de abandonarla.

En 45 días, si no responde a los intentos de la NASA por tratar de contactar con el apartado, dejarán de intentarlo para abandonarlo a su suerte. Entonces, entenderán que el polvo ha bloqueado las placas solares lo suficiente como para que las baterías se hayan descargado por completo y que no puedan voler a cargarse.

El caso es que, debido al polvo generado por la tormenta, las placas solares no pueden recibir la luz solar, por lo que se conoce como opacidad atmosférica. Mientras que los valores normales son de 0,5 tau, tras la tormenta la opacidad está en torno a los 10,8 tau; se necesita al menos 2,0 tau para que la máquina vuelva a estar en funcionamiento. Para saber el grado de opacidad, la NASA usa imágenes de satélites.

Aparte de esto, no se sabe si las baterías están en buen estado de salud, pues como no tienen energía, no pueden usar los calentadores. Si las baterías reciben demasiado frío, pueden degradarse y dejar de funcionar.

Pero la teoría dice que esto no habría ocurrido, pues ahora mismo el rover se encuentra en una zona de verano, además de que el calor producido por la tormenta impediría que se enfriasen. Parece ser que simplemente no recibe luz solar. La NASA afirma, de hecho, que el estado de la salud de las baterías es “bastante bueno”.

Publicidad