Es una pregunta que mucha gente se hace: ¿qué tipo de cepillo dental es mejor para la salud oral, los manuales o los eléctricos?

La pregunta es importante porque las caries y la periodontitis -una infección de las encías- son las enfermedades orales más comunes en el mundo y pueden llevar a la pérdida de dientes.

En ambas enfermedades la causa es la acumulación de placa bacteriana, una capa incolora compuesta por bacterias y azúcares que se adhiere a los dientes.

Y la mejor forma de prevenirlas es mediante la higiene oral, principalmente el cepillado de dientes.

Entonces, volviendo a la pregunta original, ¿qué es mejor para la higiene oral, un cepillo eléctrico o uno manual?

El doctor Vinai Pitchika y su equipo de la Unidad de Periodontología de la Universidad de Medicina de Greifswald, en Alemania, siguieron durante 11 años a más de 3.000 personas para medir sus tasas de caries, enfermedad de las encías y pérdida de dientes.

El objetivo fue estudiar el impacto a largo plazo del uso de cepillos dentales eléctricos y manuales.

Encontraron que para realmente evitar las caries y la periodontitis se requieretener un método adecuado de cepillado dental.

“Mucha gente en la edad adulta parece no haber adquirido las técnicas apropiadas para cepillarse los dientes”, le dijo el experto a la BBC.

“Los cepillos eléctricos pueden ayudar a que la gente se cepille mejor para realmente retirar la placa dental y tener una mejor salud oral”, agrega.

El problema es que mucha gente desconfía de los cepillos eléctricos porque, a pesar de que los recomiendan muchos profesionales, son ampliamente promocionados por los fabricantes y pueden ser muy costosos, comparados con los cepillos manuales.

Los precios pueden variar desde los US$10 por los más básicos, hasta los US$150 o más por cepillos que tienen todo tipo de “capacidades”. ¿Tiene esto algún impacto en la salud oral?

“Entre más dinero gastes en tu cepillo dental eléctrico, este tendrá más características”, dice el doctor Pitchika . “Por ejemplo, pueden tener niveles de ‘limpiado’, ‘vibración’, ‘presión’, o ajustes de tiempo que te dicen que ya puedes parar, etc.”.

“Pero todo esto es realmente más lujo que funcionalidad”, agrega.

En el estudio los investigadores encontraron que los participantes que usaron cepillos eléctricos presentaron menos caries, menos periodontitis y menos pérdida de dientes.

“Lo que encontramos es que quienes usaron cepillos eléctricos no necesitaban tener una técnica adecuada de cepillado de dientes, porque el cepillo realiza ese trabajo”, dice Pitchika.

“La mejor forma de usar el cepillo eléctrico, por básico que sea, es moverlo lentamente de un diente hacia otro. Pero hay que asegurarse de que cubres toda la superficie de tus dientes. Eso es todo lo que se requiere”.

Técnica apropiada

Aún así el hay algunas circunstancias puntuales en las que puede ser más conveniente utilizar un cepillo manual.

Una de ellas, por ejemplo, es después de una cirugía, cuando hay puntos de sutura o existe una zona dolorida. En ese caso un cepillo manual de cerdas ultra suaves permite un cepillado más suave, en el que el usuario puede controlar mucho mejor la velocidad y el cuidado con el que limpia la zona sensible.

Y para quienes quieren siguen desconfiando de los cepillos eléctricos y prefieren continuar usando sus cepillos manuales, ¿cuál es la mejor técnica?

“Para los cepillos manuales definitivamente se requiere tener una técnica apropiada”, afirma Pitchika.

“El cepillo debe colocarse en un ángulo de 45º hacia la la intersección de la encía y el diente y después debes comenzar el movimiento lento y corto, como pequeñas vibraciones, primero de forma horizontal y luego vertical sobre el diente”.

El experto subraya que con este movimiento se deben cubrir todas las superficies del diente: internas, externas, superiores e inferiores, para limpiar no solo el diente sino también las superficies entre cada diente y dentro de la intersección entre la encía y el diente, donde la mayoría de las bacterias suelen alojarse.

“Toma algún tiempo de práctica para llegar a perfeccionar la técnica”, dice el doctor Pitchika.

Con información de BCC

Publicidad