Los arrecifes coralinos constituyen eficaces barreras que protegen a las playas contra el oleaje violento y otras fuerzas potencialmente destructivas. ¿Hasta qué punto los problemas medioambientales que afectan a los corales amenazan la estabilidad de las costas y la integridad de sus infraestructuras? En un nuevo estudio se ha buscado la respuesta a esta y a otras preguntas parecidas.

El equipo de Sophie Dove, del Centro de Excelencia para Estudios de Arrecifes Coralinos, dependiente del Consejo Australiano de Investigación Científica, ha investigado la capacidad de los ecosistemas de los arrecifes de coral para retener los depósitos de carbonato de calcio en el marco de los actuales pronósticos de calentamiento global y acidificación de los océanos.

Te puede interesar: Cómo se ha usado la tecnología para violar los derechos humanos alrededor del mundo 

El carbonato de calcio es el material principal del que están hechos los esqueletos. El aumento de temperatura y de la acidez del agua promueve que el carbonato de calcio se disuelva en ella.

Los animales marinos que necesitan carbonato de calcio para sus esqueletos o conchas se llaman “calcificadores”. Los corales duros tienen esqueletos, que es lo que da a los arrecifes gran parte de su estructura característica. Es esta estructura la que ayuda a proteger las costas, y a aquellos que viven en ellas, de la fuerza de las olas, las inundaciones y las tormentas. Sin los arrecifes de coral, muchas costas se erosionan con bastante rapidez.

La cantidad de carbonato de calcio dentro de un ecosistema de arrecifes de coral depende de la biomasa de corales duros. Pero también depende del impacto combinado del calentamiento y la acidificación sobre las estructuras de carbonato de calcio previamente formadas.

Los resultados del nuevo estudio indican que la tasa de erosión superará a la tasa de acreción (o formación) en la mayoría de los arrecifes actuales, y que la protección costera que proporcionan actualmente los arrecifes de coral comenzará a menguar seriamente a finales de siglo, si, tal como parece que ocurrirá, la Tierra sigue calentándose y los mares continúan volviéndose más ácidos. (Fuente: NCYT de Amazings)

Publicidad