El ratopín, conocido también como rata topo lampiña o desnuda, es el roedor más longevo y no desarrolla muchos de los síntomas característicos del envejecimiento en mamíferos, tales como enfermedades neurodegenerativas, cáncer y caída en la taza reproductiva.

Susana Castro Obregón, investigadora del Instituto de Fisiología Celular (IFC), informó que para analizar su comportamiento y conocer qué procesos celulares y moleculares hacen de este roedor un organismo único, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) inició la primera Unidad Reproductora de Ratopines de Latinoamérica.

De nombre científico Heterocephalus glaber, el ratopín tiene características conductuales similares a las de una colmena, toda vez que vive en colonia y tiene una estructura social con una única hembra reproductiva.

Este roedor puede parir hasta tres camadas numerosas al año, de entre 12 a 20 crías, mientras las demás hembras contribuyen, junto con los machos, al mantenimiento de la colonia.

La investigadora explicó que su longevidad es 10 veces mayor a la de un ratón o una rata, y no sufre los padecimientos característicos del envejecimiento, pues su sistema inmune es diferente al conocido para otros mamíferos.

Pese a que aún no se entiende por completo el fenómeno biológico de su envejecimiento, se sabe que existen procesos celulares que impactan directamente, tales como: La senescencia celular (estado en que las células liberan sustancias que alteran el tejido donde se encuentran) y la falla en la autofagia (comerse a sí mismo), mecanismo por el que las células renuevan sus propios componentes.

Cuando ésta última falla, la probabilidad de desarrollar ciertas enfermedades incrementa y, en consecuencia, disminuye la calidad de vida y aumenta la probabilidad de morir.

“En laboratorios dedicados al estudio de estos ejemplares, si alguno muere no se sabe con exactitud la causa del fallecimiento, pues sus órganos se conservan sanos. Pensamos que se debe a que en estos animales la autofagia no falla con el paso del tiempo, lo que ayuda a que su organismo continúe funcionando, sin importar que tengan uno o 30 años”, aseveró Castro Obregón.

Publicidad