La coordinadora de Psicología de la Universidad del Valle de México (UVM) Campus Texcoco, Johana Karla Longines Lemus, dijo que reducir el tiempo de diversión y descanso cuando se enfrentan situaciones económicas complicadas pone en riesgo la estabilidad de vida personal y laboral de los individuos.

Comentó que si las personas no equilibran el manejo de su demanda laboral y esta carga invade su tiempo de descanso, se afectarán aspectos personales como las relaciones familiares, lo que merma la relación con el esposo e integrantes de la familia.

“Si tenemos un domingo familiar éste deja de serlo cuando me llevo la computadora portátil o la tableta electrónica, cuando me llevo el celular, que afortunada o desafortunadamente, aunque la tecnología es muy benéfica de pronto se convierte en nuestro propio enemigo”, indicó.

Recomendó que para mejorar el balance vida-trabajo, lo más importante es identificar con claridad los tiempos y espacios que deben ser el trabajo y al mismo tiempo, los tiempos que corresponden a la vida personal.

“De pronto es complicado no llevarnos trabajo a nuestra casa, quedarnos más tiempo o llegar más temprano a la oficina; sin embargo, todo ello nos cobra factura en casa o viceversa”, señaló.

Para encontrar el balance entre la vida personal y la profesional, Longines Lemus propuso cinco puntos: Administrar el tiempo priorizando las demandas; concentrarse en el trabajo sin distracciones; liderazgo que es la aceptación de nuestras responsabilidades y delegar algunas de ellas; dedicar un tiempo para uno mismo como madre, hija, hermana u esposa y dejar el trabajo en la oficina.

“Siempre hay correos, cosas que resolver, problemas, llamadas que atender, como dije al principio, siempre hay emails que me están esperando”, abundó y subrayó que la recomendación más importante es dejar el trabajo en el trabajo y viceversa, dejar las cosas de casa en casa”, añadió.

Publicidad