La Agencia espacial europea (ESA) concedió a la firma británica Metalysis un contrato para desarrollar la tecnología necesaria con el fin de extraer oxígeno de las piedras y el polvo lunar. Este contrato forma parte de la Estrategia de recursos espaciales de la ESA y se lleva a cabo en el contexto del Programa de tecnología de apoyo general, financiado por esta agencia. Un estudio inicial de prueba de concepto ha dado como resultado un polvo metálico del que se extrae con éxito el 96% del oxígeno total, junto a un producto de aleación de metal mixto, útil para emplearse en la fabricación en la Luna.

ESA busca desarrollar esta tecnología con el objetivo de generar productos en la Luna con materiales locales, una práctica conocida como utilización de recursos in situ (ISRU, por sus siglas en inglés), con la intención de reducir los costos, así como el peso de la carga, implicados en enviar estos recursos desde la Tierra con el lanzamiento. El proceso de Metalysis ha sido probado recientemente para la producción a escala industrial de metales y aleaciones, lo que lleva a la presente investigación sobre la posible aplicación de este proceso a materiales similares al regolito en un contexto lunar. Este proyecto de Metalysis y ESA proporcionará una evaluación con el fin de preparar y eliminar el riesgo de desarrollos tecnológicos centrados en la producción de oxígeno para propulsores y consumibles de soporte vital.

Te puede interesar: China se prepara para una exploración a la Luna a finales de noviembre de 2020 

Según señala Metalysis en un comunicado del 6 de noviembre de 2020, la extracción de oxígeno in situ es vital para futuras exploraciones y habitabilidad, siendo esencial para actividades sostenibles de larga duración en el espacio. “Estamos muy contentos de que Metalysis esté involucrado en este emocionante programa; tomando una tecnología terrestre establecida y aplicándola a un entorno lunar. El hecho de que el proceso sea capaz de producir simultáneamente tanto oxígeno como polvos metálicos es único y ofrece posibles soluciones a dos áreas clave de la Estrategia de recursos espaciales de la ESA “, señaló al respecto Ian Mellor, director general de Metalysis.

Otro estudio reciente también estudia la utilización de recursos in situ para la exploración espacial: investigadores han propuesto utilizar quitina, un polímero orgánico que podría extraerse del suelo de Marte, con el fin de elaborar refugios en aquel planeta, con el propósito de facilitar las futuras misiones a aquel planeta. La reciente confirmación de la presencia de agua en la Luna también podría tener implicaciones importantes para la ISRU y en particular en lo relacionado con la extracción de oxígeno.

Ante la expectativa de misiones humanas a la Luna hacia el final de esta década, se ha vuelto crucial desarrollar todas las tecnologías necesarias para facilitar este objetivo, como podría hacerlo este proceso para extraer oxígeno del polvo y las piedras lunares, desarrollado por la firma inglesa Metalysis y financiado por la Agencia espacial europea (ESA).

Publicidad