Cuatro dientes de mono fosilizados descubiertos en las profundidades de la Amazonía peruana proporcionan nuevas pruebas de que más de un grupo de primates antiguos viajaron a través del Océano Atlántico desde África.

Los dientes son de una especie recién descubierta que pertenece a una familia extinta de primates africanos conocida como parapéfidos. Fósiles descubiertos en el mismo sitio en Perú habían ofrecido anteriormente la primera prueba de que los monos sudamericanos evolucionaron a partir de primates africanos.

Se cree que los monos hicieron el viaje de más de 1.450 kilómetros en balsas flotantes de vegetación que se separaron de las costas, posiblemente durante una tormenta.

“Este es un descubrimiento completamente único”, dijo Erik Seiffert, autor principal del estudio y profesor de Ciencias Clínicas Anatómicas Integrativas en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, que publica resultados en Science. “Muestra que, además de los monos del Nuevo Mundo y un grupo de roedores conocidos como caviomorfos, existe este tercer linaje de mamíferos que de alguna manera hizo este viaje transatlántico muy improbable para llegar de África a América del Sur”, explica en un comunicado.

Los investigadores han llamado al mono extinto Ucayalipithecus perdita. El nombre proviene de Ucayali, el área de la Amazonía peruana donde se encontraron los dientes, pithikos, la palabra griega para mono y perdita, la palabra latina para perdido. Ucayalipithecus perdita habría sido muy pequeño, similar en tamaño a un mono tití moderno.

Los investigadores creen que el sitio en Ucayali donde se encontraron los dientes es de una época geológica conocida como el Oligoceno, que se extendió desde hace unos 34 millones a 23 millones de años. Según la edad del sitio y la cercanía de Ucayalipithecus a sus parientes fósiles de Egipto, los investigadores estiman que la migración podría haber ocurrido hace unos 34 millones de años.

“Estamos sugiriendo que este grupo podría haber llegado a Sudamérica alrededor de lo que llamamos el límite Eoceno-Oligoceno, un período de tiempo entre dos épocas geológicas, cuando la capa de hielo antártica comenzó a acumularse y el nivel del mar cayó, “dijo Seiffert. “Eso podría haber jugado un papel para facilitar un poco a estos primates cruzar el Océano Atlántico”.

Dos de los dientes de Ucayalipithecus perdita fueron identificados por coautores argentinos del estudio en 2015 que muestran que los monos del Nuevo Mundo tenían antepasados ??africanos. Cuando se le pidió a Seiffert que ayudara a describir estos especímenes en 2016, notó la similitud de los dos molares superiores rotos con una extinta especie de mono parapéfido de Egipto de 32 millones de años que había estudiado anteriormente.

Una expedición al sitio fósil peruano en 2016 condujo al descubrimiento de dos dientes más que pertenecen a esta nueva especie. La semejanza de estos dientes inferiores adicionales con los dientes de mono egipcio confirmó a Seiffert que Ucayalipithecus era descendiente de antepasados ??africanos.

“Lo que me sorprende de este estudio más que cualquier otro en el que he estado involucrado es cuán improbable es todo”, dijo Seiffert. “El hecho de que es este sitio remoto en el medio de la nada, que las posibilidades de encontrar estas piezas son extremadamente pequeñas, al hecho de que estamos revelando este viaje muy improbable que hicieron estos primeros monos, todo es bastante notable”.

Publicidad