Tras el derretimiento, ambos se sumarán a la organización Icelanciand Hiking Society con el objetivo de instalar un monumento y placa que reconozca el sitio donde se “extinguió” el glaciar en la comunidad de Borgarfjordur, este 18 de agosto. 

A través de la NASA puede observarse cómo fue este derritimiento a lo largo de los años. 

Esta fue colocada a manera de lápida en el lugar donde estuvo un glaciar, y se espera que concientice a la sociedad de que, para el 2200, desaparecerán estas estructuras glaciares, de acuerdo a estimaciones de expertos. “Este será el primer monumento a un glaciar perdido por el cambio climático en cualquier parte del mundo. 

Al marcar el paso de Ok, esperamos llamar la atención sobre lo que se está perdiendo a medida que los glaciares de la Tierra expiran”, mencionó Rice Cymene Howe, el antropólogo a cargo de la misión. 

Adicionalmente destacó que “estos cuerpos de hielo son las reservas de agua dulce más grandes del planeta y congelados dentro de ellos son historias de la atmósfera. También son a menudo importantes formas culturales que están llenas de importancia”.

Publicidad