Casi todos los glaciares del mundo están perdiendo masa a un ritmo acelerado, según un nuevo estudio publicado el miércoles que podría influir en las proyecciones futuras de derretimiento del hielo.

El estudio, que se publica en la revista científica Nature, ofrece una de las panorámicas más amplias hasta la fecha sobre la pérdida de masa de hielo de unos 220 mil glaciares de todo el mundo, una de las principales fuentes de aumento del nivel del mar.

Utilizando imágenes de alta resolución del satélite Terra de la NASA entre 2000 y 2019, un grupo de científicos descubrió que los glaciares, a excepción de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida – que se excluyeron del estudio-, perdieron una media de 267 gigatoneladas de hielo al año.

Una gigatonelada de hielo llenaría el Central Park de Nueva York y tendría 341 metros de altura.

Los investigadores también descubrieron que la pérdida de masa de los glaciares se aceleró.

Los glaciares perdieron 227 gigatoneladas de hielo al año entre 2000 y 2004, pero eso aumentó a una media de 298 gigatoneladas anuales después de 2015.

El derretimiento tuvo un impacto significativo en el nivel del mar de unos 0,74 milímetros al año, o el 21 por ciento del aumento global del nivel de los océanos observado durante el período.

Los glaciares tienden a tener una respuesta más rápida al cambio climático en comparación con las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida, y actualmente contribuyen más al aumento del nivel del mar que cualquiera de las capas de hielo individuales, dijeron los científicos.

El estudio podría llenar importantes lagunas en la comprensión de la pérdida de masa de hielo, lo que permitiría realizar predicciones más precisas, afirmó Robert McNabb, científico especializado en teledetección de la Universidad de Ulster, en Reino Unido.

Los estudios anteriores que analizaban los glaciares por separado sólo representaban alrededor del 10 por ciento del planeta, destacó McNabb, uno de los autores del informe.

Los científicos llevan tiempo advirtiendo que el alza de las temperaturas provocado por el cambio climático está mermando los glaciares y las capas de hielo de todo el mundo, lo que contribuye al aumento del nivel del mar, que a su vez amenaza a las ciudades costeras.

Los últimos informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático prevén que el nivel del mar aumentará más de un metro en 2100.

Según los investigadores, algunos glaciares de Alaska, Islandia, los Alpes, las montañas del Pamir y el Himalaya se encuentran entre los más afectados por el deshielo. Esas formaciones proporcionan una importante fuente de agua a las comunidades que las rodean y su disminución podría provocar una grave escasez de alimentos y agua.

“En esas zonas se está produciendo un rápido ritmo de deshielo de los glaciares que podría ser bastante preocupante”, dijo McNabb.

“Tenemos este aumento del deshielo y eso realmente aumenta la disponibilidad de agua que llega a estos ríos. Pero el problema es que, después de un período de tiempo, eso deja de crecer y luego disminuye con bastante rapidez”, añadió.

Publicidad