Con el cambio climático impulsando las altas temperaturas en el Ártico, Groenlandia perdió el miércoles una gran cantidad de hielo, que se derritió lo suficiente como para cubrir el estado de Florida con 5.1 cm de agua, dijeron científicos.

Fue la tercera mayor pérdida de hielo de Groenlandia en un solo día desde 1950. Los otros dos récords, también en la última década, ocurrieron en 2012 y 2019.

El derretimiento se dio por el aire caliente que quedó atrapado sobre la isla ártica por un cambio en los patrones de circulación atmosférica, dijeron los científicos, que señalaron que podría haber más pérdida de hielo.

El miércoles se derritieron unas 22 gigatoneladas de hielo, con 12 gigatoneladas fluyendo hacia el océano y 10 gigatoneladas absorbidas por la capa de nieve donde puede volver a congelarse, dijo Xavier Fettweis, científico climático de la Universidad de Lieja en Bélgica.

Polar Portal, un grupo de instituciones de investigación danesas del Ártico, lo describió en un tuit como un “evento de deshielo masivo”.

Si bien ese volumen fue menor que el derretimiento de hielo récord en un solo día en 2019, el evento de esta semana cubrió un área más grande, dijo el grupo.

Científicos: La capa de hielo de Groenlandia ha pasado a un punto sin retorno

Tales acontecimientos pueden crear circuitos de retroalimentación que impulsen un mayor calentamiento y derretimiento en Groenlandia, indicó Marco Tedesco, científico climático de la Universidad de Columbia.

A medida que la nieve se derrite, expone el hielo o el suelo más oscuro debajo, que absorbe más luz solar en lugar de reflejarla fuera de la atmósfera.

Los científicos han estimado que el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia, la segunda más grande de la Tierra después de la Antártida, ha causado alrededor de 25 por ciento del aumento global del nivel del mar observado en las últimas décadas.

Tedesco y otros científicos han advertido que los modelos utilizados para proyectar la pérdida futura de hielo no capturan el impacto de los patrones cambiantes de la circulación atmosférica, lo que significa que pueden estar subestimando el futuro derretimiento de Groenlandia, que se encuentra entre los océanos Ártico y Atlántico.

Publicidad