El gigante tecnológico chino Huawei acusó a autoridades estadounidenses de irrumpir en sus sistemas informáticos y tratar de coaccionar a sus empleados para conseguir información sobre la compañía.

La empresa asiática señaló que el 30 de agosto, el medio The Wall Street Journal informó que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos investigó a Huawei por presunto robo de patentes de cámaras de teléfonos inteligentes.

“Estas acusaciones son falsas”, defendió la empresa en un comunicado.

Explicó que el 28 de mayo de 2014, representantes de la filial estadounidense de Huawei se reunieron con el Sr. Rui Pedro Oliveira por solicitud suya.

“En la reunión, el Sr. Oliveira presentó su diseño de cámara, que alegaba que tenía la patente de Estados Unidos pendiente, a Huawei. Huawei no estaba interesado en su producto y no se hizo más contacto”, afirma.

Señaló que el año pasado, a partir de abril y hasta marzo de 2019, “Oliveira comenzó a enviar correos electrónicos a Huawei, alegando que la cámara EnVizion360, diseñada y desarrollada independientemente por Huawei, había infringido sus patentes estadounidenses”.

“En sus correos electrónicos repetidamente emitió amenazas, asegurando que, si Huawei no pagaba una cantidad exorbitante de dinero, iría a los medios y ejercería presión a través de canales políticos”, expresa Huawei.

Rechazó las reclamaciones de infracción de patentes y proporcionó documentos detallados en apoyo de su postura.

“Sin embargo, el Sr. Oliveira procedió a alimentar una narrativa falsa a los medios de comunicación en un intento por empañar la reputación de Huawei. También realizó mayores esfuerzos para ejercer presión sobre Huawei a través de altos funcionarios del gobierno, tratando de hacer que la compañía cediera a sus demandas y entregara grandes sumas de dinero”, afirmó.

Explicó que el pasado 26 de marzo, para defender la reputación de la empresa y proteger sus derechos e intereses legítimos, Huawei presentó una queja contra el Sr. Oliveira ante un tribunal de los Estados Unidos para obtener una declaración de no infracción de las patentes estadounidenses.

“El Sr. Oliveira se negó a aceptar la entrega de la denuncia y la citación de Huawei, lo que provocó la demora de los procedimientos judiciales”, agregó.

“Está claro que el Sr. Oliveira se está aprovechando de la situación geopolítica actual. Está impulsando una narrativa falsa a través de los medios de comunicación en un intento de capitalizar una disputa. Este tipo de comportamiento no debe fomentarse, ni debe considerarse una justificación racional para una investigación penal por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos”, afirmó.

La empresa de tecnología denunció que en los últimos meses, el gobierno de Estados Unidos “ha utilizado su influencia política y diplomática para presionar a otros gobiernos para que prohíban los equipos de Huawei”.

Señaló que Estados Unidos ha utilizado todas las herramientas a su disposición, “incluidos los poderes judiciales y administrativos, así como una serie de otros medios sin escrúpulos, para interrumpir las operaciones comerciales normales de Huawei y sus socios”.

Publicidad