El recuerdo, o el acceso a la información almacenada en el cerebro, es una capacidad clave que nos permite adaptar nuestra conducta a todo tipo de situaciones. Los recuerdos se debilitan con el envejecimiento y con ciertos trastornos cognitivos, como la demencia o el autismo. Sin embargo, los mecanismos cerebrales que permiten el funcionamiento normal del recuerdo siguen siendo muy poco comprendidos.

En un trabajo liderado por investigadores de la Universidad de Barcelona (UB) y publicado en Science Advances, se describe un circuito neuronal no identificado hasta ahora y esencial para recuperar los recuerdos contextuales, aquellos que nos permiten reconocer un lugar o asociarlo a una experiencia vital.

Te puede interesar: Glaucoma humano podría tratarse por medio de regeneración de células 

Anuncios

Los estudios actuales apuntan a que la activación del hipocampo es necesaria para evocar el recuerdo. Esta región del cerebro, sin embargo, contiene una gran diversidad de neuronas organizadas en múltiples subredes, y al mismo tiempo recibe varias proyecciones de otros núcleos cerebrales, lo que dificulta discernir el papel de cada uno de estos aspectos en el recuerdo.

Para abordar esta complejidad organizativa del hipocampo, los investigadores utilizaron ratones y métodos de vanguardia, como la optogenética, para manipular selectivamente algunos contactos neuronales durante las pruebas de memoria. Liderado por Carles Sindreu, de la Unidad de Farmacología del Departamento de Fundamentos Clínicos de la UB, el equipo investigador mostró que el septo medial —una región profunda del cerebro— permite la activación del hipocampo para que tenga lugar el recuerdo.

«El septo medial enlaza regiones sensoriales con centros cognitivos donde la información está altamente procesada, como el hipocampo, promoviendo la reactivación de la memoria en respuesta a nuestro entorno», explica Sindreu, que también es miembro del IDIBAPS. «El modo en que el septo actúa es muy curioso: sus axones silencian las células que inhiben el hipocampo, y en consecuencia lo activan. Este mecanismo activa otras neuronas que dan salida a la información, haciendo que el recuerdo se exprese en forma de respuesta conductual», destaca el experto.

La identificación de este circuito del recuerdo estimulará el estudio del septo medial en humanos, muy poco estudiado en la actualidad, y permitirá investigar nuevas estrategias terapéuticas para tratar a los pacientes con déficits de memoria. (Fuente: UB)

Publicidad