México.– Al inyectar una molécula contenida en la raíz de la planta llamada regaliz, utilizada como edulcorante, se puede bloquear una partícula encargada de alertar al organismo ante un daño potencial o a su receptor, lo que puede disminuir el dolor ocasionado por el estrés crónico.

El científico Vinicio Granados Soto, del Departamento de Farmacología del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), explicó que mediante la investigación descubrió que, al inyectar esa molécula, llamada glicirricina, se redujo el dolor en el modelo animal que formó parte del estudio.

La sensación dolorosa también disminuyó al aplicar una proteína (anti-HMGB1), la cual reconoce a la molécula en cuestión y a LPS-RS capaz de inactivar a su receptor, detalló el también integrante de la Academia Mexicana de Ciencias.

Mediante un comunicado, el especialista refirió que el estrés crónico genera cambios en las sustancias químicas relacionadas con las funciones de las neuronas, lo que se traduce en alteraciones del sueño, ansiedad, depresión y aumento en la percepción del dolor.

Ante diversas situaciones del ambiente o a cambios internos del organismo que presentan peligro, como una respuesta, el sistema inmune genera las moléculas llamadas alarminas, las cuales son liberadas por los receptores glucocorticoides, que, a su vez, son activados por la hormona cortisol generada en momentos de estrés.

Entonces, explicó, la alarmina HMGB1 actúa sobre un tipo de células del sistema nervioso encargadas de enviar señales de alarma y que activan la producción de citosinas, las cuales generan un aumento en la percepción del dolor.

Además, los estudios del investigador del Cinvestav sugieren que la HMGB1 se puede liberar también desde las neuronas que detectan el dolor, lo que contribuye al mantenimiento de esta sensación en situaciones de estrés crónico.

Publicidad