Una peculiar nueva especie de titanosaurio gigante, hallado en el desierto de Atacama, en Chile, fue presentado como Arackar licanantay por paleontólogos chilenos.

El hallazgo de este fósil se realizó en los años 90, y estuvo a cargo del geólogo Carlos Arévalo, quien encontró el ejemplar junto con personal del Servicio Nacional de Geología y Minería en la Región de Atacama.

Desde 2000, el estudio de los restos fue realizado por un equipo integrado por David Rubilar, Alexander Vargas y José Iriarte. Este trabajo continuó con la colaboración de otros investigadores liderados por Rubilar, lo que permitió identificar al ejemplar como una nueva especie. Los resultados fueron publicados en Cretaceous Research.

Arackar licanantay (que significa “osamentas atacameñas” en lengua kunza) habitó hace 80 a 66 millones de años. Es un subadulto de unos 6.3 metros de longitud, por lo que se estima que puede haber llegado hasta los 8 metros en edad adulta.

Publicidad