La reprogramación celular puede revertir el envejecimiento celular que lleva a una disminución de las actividades y funciones de las células madre mesenquimales (también conocidas como células madre estromales). Esto es algo que los científicos especializados en el tema saben desde hace tiempo. Sin embargo, se desconocía qué mecanismos moleculares son responsables de esta reversión. Un nuevo estudio parece haber resuelto este misterio.

El equipo de Wan-Ju Li, de la Universidad de Wisconsin-Madison en Estados Unidos, se valió de la reprogramación celular para obtener células rejuvenecidas y poder compararlas con sus homónimas viejas, genéticamente idénticas.

Te puede interesar: Estudios del MIT revela la efectividad de las apps de salud

Anuncios

Los autores del estudio comenzaron por obtener células madre mesenquimales del líquido que se encuentra en la rodilla, el codo y otras articulaciones. A continuación reprogramaron esas células para dar lugar a células madre pluripotentes inducidas. Luego revirtieron estas células al estado propio de las células madre mesenquimales, una conversión que conlleva el rejuvenecimiento de las células resultantes. Cuando Li y sus colegas compararon las células madre mesenquimales reprogramadas con las células madre mesenquimales progenitoras no rejuvenecidas, encontraron que las actividades relacionadas con el envejecimiento se reducían enormemente en las células madre mesenquimales reprogramadas, en comparación con las no rejuvenecidas, una indicación de la reversión del envejecimiento celular.

A continuación, el equipo llevó a cabo un análisis de las células para determinar si había algún cambio relevante en la expresión global de los genes como resultado de la reprogramación. Los autores del estudio encontraron que la expresión de GATA6, una proteína que desempeña un papel importante en la fase de desarrollo del intestino, el pulmón y el corazón, estaba reprimida en las células reprogramadas, en comparación con las no rejuvenecidas. Esta represión condujo a un aumento de la actividad de una proteína esencial para el desarrollo embrionario llamada Sonic Hedgehog (SHH), así como a un nivel de expresión de otra proteína, FOXP1, vital para el desarrollo adecuado del cerebro, el corazón y el pulmón. “Por lo tanto, identificamos la vía GATA6/SHH/FOXP1 como un mecanismo clave que regula el envejecimiento y el rejuvenecimiento de las células madre mesenquimales”, resume Li.

Lo descubierto en esta investigación no solo aumenta el conocimiento sobre el envejecimiento de las células madre mesenquimales y sobre las enfermedades asociadas a ello, sino que también proporciona datos nuevos y reveladores que podrían servir para desarrollar estrategias farmacológicas destinadas a reducir o revertir en diversas facetas el proceso de envejecimiento. (Fuente: NCYT de Amazings) 

Publicidad