Gracias a la inteligencia artificial, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, descubrieron una nueva molécula antibiótica capaz de eliminar bacterias resistentes a los antibióticos tradicionales.

La molécula, bautizada “halicina”, en homenaje a la computadora HAL de la película “2001, Odisea del espacio” (Stanley Kubrick), fue probada en laboratorio contra decenas de cepas bacterianas tomadas en pacientes y cultivadas in vitro.

Este mecanismo de inteligencia artificial permite buscar, por medio de modelos informáticos, las moléculas químicas idóneas para atacar a determinadas bacterias, lo que representa un avance largamente esperado y que acelera los tiempos pues el proceso tradicional para descubrir nuevos productos es largo y oneroso.

“Queríamos desarrollar una plataforma que permitiera explotar el potencial de la inteligencia artificial para abrir una nueva era de medicamentos antibióticos. Nuestro enfoque reveló esta molécula increíble que es sin duda el antibiótico más poderosos que se haya descubierto nunca”. James Collins, profesor de ingeniería médica en el MIT y coautor de este descubrimiento.

la idea de utilizar inteligencia artificial en esta rama no fue sino hasta ahora que los métodos empleados son lo suficientemente finos como para hallar moléculas eficaces.

¿Cómo llegaron a ese resultado utilizando inteligencia artificial?

Los investigadores probaron su modelo a partir de la bacteria Escherichia coli, y luego buscaron entre unos seis mil compuestos químicos cuáles tenían  las características buscadas. El algoritmo de inteligencia artificial encontró un compuesto que presentaba una estructura diferente de la de los antibióticos existentes y determinó que sería eficaz contra numerosas bacterias.

De acuerdo con los resultados publicados recientemente, la halicina logró matar a numerosas bacterias resistentes a los antibióticos existentes como:

Clostridium difícil

Acinetobacter baumannii

Mycobacterium tuberculosis.

Sólo la bacteria seudomonas aeruginosa resitió.

La nueva molécula fue probada en ratones infectados por la Acinetobacter baumannii, una bacteria que contaminó a numerosos soldados estadounidenses en Irak y en Afganistán y resiste a todos los antibióticos conocidos. Los ratones se curaron en 24 horas.

Con este descubrimiento se avanza en el tema de la resistencia a los antibióticos que mantiene con fuerte preocupación a las autoridades sanitarias a nivel mundial.

La Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) estimó recientemente que las bacterias resistentes podrían matar a 2,4 millones de personas en Europa, América del Norte y Australia de aquí a 2050.

Publicidad