La región más habitable para la vida en Marte habría estado situada hasta varios kilómetros por debajo de su superficie, probablemente debido al derretimiento subterráneo de gruesas capas de hielo alimentadas por el calor geotérmico, según un estudio dirigido por Rutgers.

El estudio, publicado en la revista Science Advances, podría ayudar a resolver lo que se conoce como la paradoja del sol débil y joven, una pregunta clave persistente en la ciencia marciana.

“Incluso si se bombean gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y el vapor de agua en la temprana atmósfera marciana en simulaciones por computadora, los modelos climáticos siguen luchando por obtener un Marte cálido y húmedo a largo plazo”, dijo el autor principal Lujendra Ojha, profesor asistente en el Departamento de Ciencias Terrestres y Planetarias en la Escuela de Artes y Ciencias de la Universidad de Rutgers-New Brunswick. “Mis coautores y yo proponemos que la paradoja del sol débil y joven puede ser tenida en cuenta, al menos en parte, si Marte tuvo un alto calor geotérmico en su pasado”.

Anuncios

Te puede interesar: Detectar Covid-19 en 30 minutos y con un smartphone: crean nuevo método de prueba 

Nuestro sol es un enorme reactor de fusión nuclear que genera energía fusionando hidrógeno para obtener helio. Con el tiempo, el sol ha ido aumentando el brillo y calentando gradualmente la superficie de los planetas de nuestro sistema solar. Hace unos 4.000 millones de años, el sol era mucho más tenue, por lo que el clima del Marte temprano debería haberse congelado. Sin embargo, la superficie de Marte tiene muchos indicadores geológicos, como antiguos lechos de ríos, e indicadores químicos, como minerales relacionados con el agua, que sugieren que el planeta rojo tenía abundante agua líquida hace unos 4.100 a 3.700 millones de años. Esta aparente contradicción entre el registro geológico y los modelos climáticos está relacionada con la paradoja del sol débil y joven.

En los planetas rocosos como Marte, la Tierra, Venus y Mercurio, los elementos que producen calor como el uranio, el torio y el potasio generan calor a través de la desintegración radiactiva. En tal escenario, se puede generar agua líquida a través del derretimiento en las profundidades de gruesas capas de hielo, incluso si el sol fuera más débil que ahora. En la Tierra, por ejemplo, el calor geotérmico forma lagos subglaciales en zonas de la capa de hielo de la Antártida occidental, Groenlandia y el Ártico canadiense. Es probable que un derretimiento similar pueda ayudar a explicar la presencia de agua líquida en el frío y congelado Marte de hace 4.000 millones de años.

Los científicos examinaron varios conjuntos de datos de Marte para ver si el calentamiento a través del calor geotérmico habría sido posible en esa era. Demostraron que las condiciones necesarias para el derretimiento del subsuelo habrían sido ubicuas en el antiguo Marte. Incluso si Marte tuvo un clima cálido y húmedo hace 4.000 millones de años, con la pérdida de su campo magnético, el adelgazamiento de la atmósfera y el consiguiente descenso de las temperaturas globales a lo largo del tiempo, el agua líquida podría haber sido estable solo a grandes profundidades. Por lo tanto, la vida, si alguna vez se originó en Marte, puede haber seguido al agua líquida a profundidades progresivamente mayores.

“A tales profundidades, la vida podría haber sido sostenida por la actividad hidrotermal (calentamiento) y las reacciones del agua con las rocas”, dijo Ojha. “Por lo tanto, el subsuelo puede representar el ambiente habitable más longevo en Marte”.

La nave espacial Mars InSight de la NASA aterrizó en 2018 y podría permitir a los científicos evaluar mejor el papel del calor geotérmico en la habitabilidad de Marte durante dicha era, según Ojha. (Fuente: NCYT Amazings) 

Publicidad