La NASA ha compartido una foto de una misteriosa piedra encontrada por su róver Perseverance, que desde febrero estudia la superficie del planeta rojo en busca de signos de vida antigua.

“Mientras se prepara el helicóptero, no puedo evitar mirar las rocas cercanas. Esta extraña roca tiene a mi equipo científico intercambiando muchas hipótesis […] Si miras de cerca, es posible que veas la fila de marcas de láser donde la golpeé para obtener más información”, escribió la misión marciana en su perfil de Twitter.

Te puede interesar: Uso correcto de datos, clave en la geolocalización de operaciones bancarias

El láser instalado en el róver está diseñado para destruir rocas marcianas con el fin de recopilar datos sobre la geología del planeta. Al calentarse a miles de grados, sus fragmentos se evaporan, convirtiéndose en plasma. En este momento, la cámara SuperCam instalada en el mástil del vehículo explorador puede fotografiarlo para posteriormente analizar su composición química.

Además, el sonido de los impactos también proporciona información valiosa. Basándose en su intensidad, se pueden extraer conclusiones sobre su estructura física.

Publicidad